Vuelve la ilusión a Mestalla

Anoche el Valencia CF y el FC  Barcelona firmaron tablas en un partido muy intenso. El equipo de la capital del Turia necesitaba reconciliarse con su afición tras un inicio de temporada en el que se han quedado muchos puntos por el camino y la motivación y la actitud de la campaña anterior no se veían por ningún lado, lo que terminó costando la destitución de Nuno.

Los asistentes a Mestalla ya estaban cansados de ver un equipo sin alma, sin garra y totalmente desmotivado. En los últimos partidos jugados en casa, los aficionados recriminaron esa falta de actitud, tanto a los jugadores como al entrenador, mediante pitos y pañoladas. La afición necesitaba ver que los jugadores estaban comprometidos y que querían sacar al Valencia CF de esa insostenible situación.

Tras una semana de cambios en el club che, la afición decidió volver a creer. A pesar de todo lo ocurrido durante la temporada, la hinchada hizo borrón y cuenta nueva para ayudar al equipo a volver a ser ese que no deja que se le escapen los tres puntos en casa. Por eso, aunque el juego mostrado en los últimos partidos no convencía, con diez bajas, y teniendo en cuenta que el Barcelona puede que sea el mejor equipo del mundo actualmente, dos horas antes del inicio del partido, los aledaños de Mestalla estaban repletos de aficionados ilusionados esperando al equipo para transmitirles ese apoyo que estuvo presente durante los 90 minutos en las gradas. Mestalla, lleno hasta la bandera, volvió a ser un fortín.

Desde el recibimiento de la afición al autobús del equipo no cesaron los cánticos de apoyo al club. Dentro y fuera del estadio los jugadores se sintieron arropados y apoyados en todo momento. Durante el partido, a cada ocasión que tenía el Valencia, Mestalla rugía. Cada vez más fuerte, hasta que en el minuto 86 Paco Alcácer baja con el pecho un pase largo pero muy preciso de Bakkali, la controla, amaga con tirar y realiza un pase en corto para que Santi Mina envíe al balón al fondo de la red. En ese momento, la afición estalló de felicidad, asumiendo que con esfuerzo y apoyo se pueden conseguir los objetivos.

Tifo Mestalla

La afición del Valencia no exige simplemente goles o sumar puntos de tres en tres, sino ver que los jugadores se esfuerzan, que luchan cada balón hasta el final, que presionan… Los aficionados que van a Mestalla regularmente se han acostumbrado a ver como el equipo lucha ante los suyos, tanto que el Valencia no pierde en su campo en competición nacional desde hace más de un año (frente al FC Barcelona, el 30 de noviembre de 2014).

Por tanto, este partido puede que sirva como punto de inflexión, y a partir de éste, con la afición y el equipo unidos de nuevo, se espera que se empiecen a conseguir los resultados que se desean.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *