Pólvora mojada

Pese al 6-0 que el Valencia le marcó al Rapid de Viena la semana pasada, la mala racha que encadenaba el equipo che tenía dos culpables principales: la defensa y la delantera. Sin que ninguna de las dos esté al nivel es evidente que ganar partidos se convierte en una tarea más que complicada. El problema del Valencia no era, o es, que recibe goles, sino que no marca los suficientes.

El Valencia, años atrás, acostumbraba a tener un delantero referente: Kempes, Piojo, Villa, incluso Soldado. Ahora eso se ha acabado. Los números hablan por sí solos, sin ir más lejos, en la temporada 2012/2013, la última de Roberto Soldado en el Valencia CF, anotó 24 goles en liga, muy por delante del resto de goleadores del equipo, Jonas con 13 y Valdez con 6. Desde su marcha, los goles del equipo se han repartido entre varios jugadores.

La temporada pasada, Paco Alcácer y Parejo anotaron los mismos goles: 11. Con esto podemos ver como, a falta del clásico delantero que marque alrededor de 30 goles por temporada, jugadores como Daniel Parejo deben asumir un rol más ofensivo para ayudar al equipo. Incluso Otamendi, en la competición nacional, marcó más goles que Álvaro Negredo.

Acostumbrados a una dinámica diferente, gran parte de la afición valencianista no está contenta con el rendimiento de Alcácer y Negredo, y seguramente tienen sus motivos.

Con respecto a Negredo, debemos recordar que el Valencia pagó 30 millones de euros por su fichaje este verano y, a estas alturas de la temporada, ha marcado 11 goles en 27 partidos. Es cierto que Nuno lo tuvo apartado de los terrenos de juego desde mediados de octubre hasta su marcha (29 de noviembre), y ha jugado tan solo 27 de los 42 partidos que el Valencia ha disputado en todas las competiciones. Otro motivo por el que la afición está descontenta con el vallecano es la cantidad de ocasiones claras de gol, incluso a puerta vacía, que ha desperdiciado, como por ejemplo la que falló en el último minuto contra el Real Madrid en Mestalla. Aún así, el 7 del Valencia ha sabido aparecer en otros momentos clave, como en Mónaco, con aquel golazo que metía al Valencia en la fase de grupos de la Champions League o en Copa, aunque esos goles ya no sirvan para nada.

Pese a tener peores números que el vallecano, no existe tal enfado con Paco Alcácer. El valenciano ha jugado 31 partidos entre todas las competiciones y ha marcado los mismos goles que Negredo. Puede que esto se deba a que algunos de sus goles han sido determinantes en Liga, como el gol en el 93’ contra el Sporting en Gijón, o que encadenó una racha de cuatro partidos seguidos marcando (Atleti, Levante, Celta y Las Palmas). Además, el hecho de ser uno de los pocos jugadores que han permanecido en el club en estos convulsos años hace que la afición se haya encariñado más con él.

Se les tenga cariño o no, ambos delanteros deberán ponerse a trabajar en mejorar su racha goleadora. Veremos si con las tres últimas victorias el equipo cambia la dinámica negativa que se estaba dando hasta ahora y consigue escalar más puestos en la clasificación de la liga y desempeñar un buen papel en la UEFA; y para ello, necesitamos la mejor versión de Alcácer y Negredo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *