Athletic-Valencia, una eliminatoria sin precedentes

El próximo jueves vuelve la competición europea y los octavos de final de la Europa League para el Valencia CF. El equipo de Gary Neville vuelve a la competición donde apabulló a un flojo Rapid de Viena, y espera al Athletic de Bilbao que entrena de Ernesto Valverde. Una eliminatoria sin precedentes puesto que nunca se han enfrentado en Europa.

SENSACIONES COMPLETAMENTE CONTRAPUESTAS

A día de hoy, es sabido que el Valencia no está en su mejor momento deportivo. Su mala imagen en Liga no hace más que acrecentar las dudas entre sus jugadores y el cuerpo técnico. El último bofetón de realidad: la derrota el pasado domingo contra el Atlético de Madrid. Una derrota justa por 1-3, donde se vieron todos los defectos de los valencianistas en la hierba de Mestalla. Los de Simeone tenían un plan y lo ejecutaron a la perfección; los de Neville, por el contrario, no dieron señales de mejoría táctica. Además, las lesiones, otro mal endémico del Valencia esta temporada, volvieron a golpear al equipo che; Enzo Pérez y Cheryshev no estarán en San Mamés.

En cambio el Athletic de Bilbao vuelve a recuperar las sensaciones perdidas durante gran parte del mes de febrero, y llega en dinámica ascendente para medirse a los de Gary Neville. Los leones llevan 3 victorias consecutivas en liga y son claramente favoritos en esta eliminatoria de Europa League. El equipo vasco es un conjunto que sabe a lo que juega, con un Beñat protagonista desde la base de la jugada; con un Raúl García que ha vuelto de su lesión, y siempre hay que tenerlo en cuenta; y con un enrachado Aritz Aduriz, que acumula 30 goles entre todas las competiciones en la que es su mejor temporada hasta la fecha –pichichi de UEL con 7 goles-, aunque es duda para el partido del jueves por molestias musculares. Ernesto Valverde ha hecho un equipo con grandes mimbres y personalidad.

PERIPLO EUROPEO DE AMBOS EQUIPOS

El Valencia ha llegado hasta la Europa League rebotado por ser tercero de su grupo en la Champions League. Una competición en la que se las prometía muy felices por la “supuesta” facilidad de los equipos con los que se tenía que enfrentar, pero realmente fue apabullado por el Zenit de San Petesburgo y sorprendido por la iniciativa del Gent belga. Resultado: tercero de grupo y destitución de Nuno Espirito Santo como técnico valencianista. Ya en dieciseisavos de final de la Europa League, el equipo de Neville jugó sus mejores partidos de toda la temporada endosándole un sonrojante 10-0 de parcial a un Rapid de Viena que parecía, a priori, un equipo con más recursos; Santi Mina se destapó en esa eliminatoria marcando 2 goles y dando 3 asistencias en la ida.

Por parte del Athletic, los leones han jugado la Europa League desde el principio de temporada. Ubicado en grupo L, el equipo de Valverde fue primero de su liguilla con 13 puntos tras jugar contra Augsburgo, Partizan y AZ Alkmaar. Solo perdieron un partido y fue en Holanda contra el AZ por 2-1, los demás equipos sucumbieron ante el poderío rojiblanco. La eliminatoria de dieciseisavos sí que fue más complicada puesto que el Olympique de Marsella estuvo a punto de forzar la prorroga en San Mamés, pero un gol de Sabin Merino a 10 minutos del final, les dio el pase a octavos.

EL VALENCIA NO APRUEBA CONTRA ESPAÑOLES EN EUROPA

Si hay algo que los aficionados valencianistas no querían que ocurriera es que se tuvieran que cruzar contra un equipo de su misma liga, y es que los precedentes del Valencia en el última década contra conjuntos españoles, no es nada halagüeño.

En la temporada 09/10 jugó contra el Atlético de Madrid los cuartos de final de la Europa League cayendo eliminado por un global de 2-2 –pasó el Atlético por el valor del gol doble en campo contrario-. Fue el de la eliminatoria de la famosa camisa rota de Nikola Zigic y el penalti no pitado en el último minuto. En la 13/14 volvió a tocar el equipo madrileño, esta vez en semifinales de la misma competición, pero sin polémica; el equipo de Simeone barrió al equipo de Emery por un global de 5-2. Y el último y desagradable precedente fue hace dos temporadas en semifinales contra el Sevilla, donde el cabezazo de M’bia dejó sin final a los pupilos de Juan Antonio Pizzi que, por aquel entonces era el entrenador, y estuvo a punto de clasificar al Valencia para la final faltando segundos para que el encuentro finalizara.

A priori, todos los números y las estadísticas juegan en contra del Valencia, pero esto es fútbol, y en una eliminatoria a doble partido puede ocurrir absolutamente de todo.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *