Duro palo para el Villarreal

Entre el Sevilla y el Villarreal habían ocho puntos de distancia y el segundo partía con una ventaja extra sobre el primero tras ganar en casa por 2-1. A falta de diez jornadas para el final de la temporada ambos se jugaban una plaza en la próxima Champions League. Al Villarreal le servía un empate, mientras que a los andaluces solo les valía ganar para recortar ocho puntos de los treinta restantes si querían acabar entre las cuatro primeras plazas de la competición. De este modo, con vistas a la relevancia del partido los dos equipos presentaron sus mejores futbolistas disponibles para afrontar el choque.

El partido empezó con un alto voltaje y con un dominio destacable del Sevilla. Las jugadas de ataque se produjeron principalmente por el lateral izquierdo de los locales con dos jugones como Konoplyanka y Tremoulinas. Los extremos sevillistas pusieron en serios problemas a Mario tras las constantes internadas que acababan con buenas conexiones con Gameiro. El arrollo futbolístico de los de Emery obtuvo premio, Iborra anotaba el primero a pase del francés Kevin Gamerio.

El gol cambió las tornas del partido, los de Marcelino dieron varios pasos hacia delante y tomaron la delantera del encuentro. Llegaron con solvencia al área contraria y con un acertadísimo Cedric Bakambu consiguieron darle la vuelta al marcador antes de llegar al descanso del partido.

En el segundo período, el Sevilla salió con todo, a buscar arriba al rival y tratar de anotar el empate cuanto antes. El gol llegó llegó antes de lo esperado y de forma fortuita tras una mala cobertura de Mario que habilitada al atacante a centrar al área y forzar a Ruíz a marcase en propia puerta. El Villarreal lo intentó, una vez más a la contra, pero el Sevilla se puso el mono de trabajo y tras varios intentos de adelantarse fue el ucraniano Konoplyanka quien desde treinta metros anotó un auténtico golazo.

A partir de aquí, el Villarreal luchó y pugnó por cada balón como si se tratase del último. Y no era para menos, pues la cuarta plaza, pese a la distancia entre ambos, estaba en juego. La ocasión más clara que tuvieron los de Marcelino en este segundo tiempo fue un potente testarazo de Baptistao que rechazó Rico y posteriormente sacó Rami bajo palos. Minutos después, el propio Bakambu conseguía superar al guardameta y lazó a puerta encontrándose con el defensor que le detuvo el lanzamiento. Con todo el equipo amarillo sumado arriba el Sevilla aprovechó una contra y Reyes transformó el cuarto para los suyos.

Esta victoria del Sevilla deja en una muy buena situación al conjunto andaluz que consigue aproximarse tres puntos más a un club que llegó a destacarse por doce sobre estos. En el próximo encuentro liguero el Villarreal recibe al Barcelona y el Sevilla viaja a Madrid. Será complicado para los amarillos mantener la cuarta plaza sobre todo teniendo en cuenta los tramos finales de temporada a los que acostumbra el Sevilla.

Foto portada: sevilla.abc.es

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *