Un punto de oro

En El Madrigal se disputaba uno de los dos partidos más apetitosos de la jornada, el otro enfrentaba al Real Madrid con el Sevilla. En este partido, el Villarreal no tenía la necesidad de ganar, pero sí de demostrar su valía como equipo y por qué no, puntuar y soñar con restar posibilidades a sus máximos persecutores: Sevilla y Bilbao, este último pinchó en el partido matutino de la jornada. De esta manera, aunque el Villarreal tuviese mayor necesidad para conseguir los puntos el FC Barcelona salió con todo.

El minuto uno, el Villarreal elaboraba una buena jugada en ataque con Bakambu como protagonista. El congoleño se libraba de Piqué con solvencia y ponía el balón a Trigueros para que este rematara con la cabeza. El testarazo golpeó en el palo y posteriormente Bravo dio por finalizada la jugada haciéndose con el esférico. Los primeros minutos del encuentro se sucedieron con largas posesiones del Barcelona y con un Villarreal que presionaba muy arriba y con líneas siempre juntas. La primera ocasión del FC Barcelona no llegaría hasta el minuto 10 cuando Rakitic aprovechaba un error en la salida de balón de Bruno, pero este chutó fuera.

En el minuto 20 Soldado hacía una falta a treinta metros del área. El lanzamiento de esta no fue bueno, pero el rechace cayó en los pies de Rakitic que aprovechó un balón muerto en el área para adelantar a los suyos. Hubo una jugada polémica en la que Piqué cortaba con la mano desde el suelo una contra del Villarreal que dejaba al delantero solo ante el portero y suponía la expulsión del catalán. A raíz de esto, Bruno fue amonestado por protestar y Marcelino expulsado por recriminarle al árbitro esta decisión.

Esto trastocó moralmente mucho al equipo rival que venía haciendo un buen partido contra un rival de entidad superior. Aun así no bajó los brazos y siguió trabajó como siempre en defensa parando a la ‘MSN’ como pudo y saliendo a la contra con una velocidad de vértigo. Prueba de este esfuerzo lo tuvo con una ocasión de gol en el 36 cuando Trigueros golpeaba el esférico desde la frontal, pero por suerte para Bravo la pelota fue directa a sus manos. En el 40 Neymar anotaba el segundo para los suyos desde la pena máxima tras una falta que el colegiado consideró de Asenjo sobre Neymar y que el público protestó con holgura.

En el segundo tiempo, con el partido ya decantado para el FC Barcelona el visitante salió pausado, tocando el balón y esperando la ocasión idónea para sentenciar el partido de forma definitiva. El Villarreal, por su parte, siguió trabajando para conseguir el premio del gol y lo hizo como al principio sin precipitarse. Tuvo ocasiones en los primero diez minutos de la segunda parte. La más clara la disparó Trigueros desde fuera del área y se marchó muy cerca del travesaño.

En el 57 Bajambu apretaba las tuercas a un cómodo FC Barcelona con un gol. El extremo gallego, Denis, se marcó un jugadón que habilitó al congoleño para apretar las cosas en el marcador. A partir de aquí el conjunto amarillo se creció y supo que podía, obtuvo las mejores ocasiones del partido. En el 63, tras intentarlo en múltiples ocasiones, el Villarreal consiguió empatar el partido al anotarse en propia puerta el francés Mathieu.

En el 72 del partido, Bakambu abandonaba el terreno de juego con problemas físicos y ensu lugar entraba Adrián. Unos instántes después el Barcelona acosaba la portería de Asenjo con un cabezazo cruzado de Rakitic que el meta sacó con una buena estirada. En esa misma acción, el portero del Villarreal se resintió de su pierna derecha meses atrás lesionada. Por suerte, todo quedó en un susto. Con tan solo diez minutos por delante, el Villarreal y el Barcelona se trataron con cautela, pues el partido estaba más abierto que nunca. Aun así, quien llevó el peso del partido en estos últimos instantes fue el conjunto blaugrana.

Los minutos finales fueron de infarto para todos. El Villarreal replegado atrás pero muy rápido a la contra y el Barcelona con un toque exquisito y dejando la suerte del partido a los tres referentes en el ataque. fueron muchas las ocasiones que se repartieron tanto unos como otros en el que fue uno de los mejores partidos de la temporada. Este empate a dos tantos sirve al Villarreal casi tanto como una victoria y puede alejarse un poquito más del Sevilla que hasta la fecha es su máximo persecutor.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *