El Villarreal gana remontando

El Villarreal viajaba al norte para enfrentarse a una de las sensaciones de la temporada presente, el Eibar, que sin demasiadas facilidades para confeccionar su plantilla por el escaso presupuesto y los problemas económicos ya se muestra como uno de los clubes más regulares futbolísticamente. Para este encuentro, Marcelino asumía su primer partido de sanción de los dos recibidos tras la expulsión en el último cruce liguero frente al Barcelona. En su lugar, Rubén Uría dirigió a un once algo mermado y poco reconocido por las múltiples lesiones (Mario, Musacchio, Costa o Jonathan).

En los primeros minutos de juego, el Eibar tomó las riendas del partido con un grado elevado de intensidad, buenas triangulaciones y movimientos de los futbolistas de ataque. De este modo, en los instantes iniciales, en el minuto uno Borja Bastón ponía en apuros a la defensa amarilla con un potente disparo desde dentro del área que acabó marchándose fuera por muy poco. Por su contra, al Villarreal le costó combinar con solvencia quizá por la ausencia de Trigueros en el campo para certificar ese fútbol de toque ofensivo que caracteriza al equipo. Además, hasta bien entrado el primer tiempo, Bruno Soriano no empezó a entrar en juego.

El dominio del Eibar obtuvo su merecido premio en el minuto 22 con un tanto de Capa. El gol llegó a causa de tres errores defensivos consecutivos: primero falló Bailly al no cubrir bien a su atacante y permitir que centrase un balón que podría haber cortado, después Ruíz despejó flojo y al centro del área de Areola y finalmente el disparo no lo rechazó bien el propio Víctor que engañó al meta y le dejó vendido.

En el minuto 35, el Villarreal consiguió empatar el encuentro con una brillante jugada capitaneada por Denis Suárez. El gallego metió un pase en profundidad a Soldado que disparó y el portero rechazó directamente a los pies de Adrián López que sin nadie que se lo impidiera anotó. A raíz del empate, el conjunto amarillo empezó a crear fútbol con más sentido y las ocasiones empezaron a llegar. El juego combinativo y la sensación de dominio amarillo fue de menos a más desde el inicio del encuentro donde era el conjunto local el que mandaba en todas las facetas del campo.

Ya en el segundo tiempo, el Villarreal salió a por todas. Fue Denis el encargado de conducir la pelota desde el centro del campo hasta el área de Riesgo donde cerca estuvo de transformar una ocasión en gol el futbolista que ya anotó el primero, Adrián. Solo tres minutos después, de nuevo Denis Suárez, asistía a Adrián para que remontara el partido pero el balón del punta se fue alto. Un minuto después, y como tercera acometida consecutiva, Soldado marcaba el 1-2 en posición reglamentaria ya que el árbitro interpretó un mal despeje de la defensa, y pese a que el línea y el árbitro no se pusieron de acuerdo en la decisión el tanto subió al marcador. Estas tres ocasiones simultáneas del Villarreal y el control del juego de los visitantes demostró que el Villarreal necesitaba como el beber sacar tres puntos en Ipurúa.

Se cambiaron las tornas del partido en el segundo tiempo porque el Villarreal empezó a desplegar un juego mucho más combinativo y ofensivo mientras que el Eibar recurrió a la contra al no poseer el dominio del balón. Los de Marcelino tuvieron muchas ocasiones de anotar tras la remontada, tanto Adrián como Soldado pudieron hacerlo, pero Riesgo se mantuvo firme pese a los erres defensivos de los suyos. El club vasco, que pese a no ser el que poseyera el control del juego sí contó con ocasiones aisladas que pusieron en serios problemas al meta francés del Villarreal.

La entrada de Bakambu en el terreno de juego dio un sentido nuevo al partido de los amarillos. Velocidad y potencia, son las características mediante las que destaca el congoleño y por ello trataron de buscarle en el juego largo y potenciar las contras. A raíz de su internada, el Eibar cambió la marcha y empezó a jugar un fútbol más rápido, controlado y ofensivo que hasta el momento. Gracias a ello empezaron a volver a tener protagonismo en el partido y a contar con opciones series de empatar el choque.

El partido acabó con los tres puntos en el bolsillo de los groguets y en un momento clave, pues algunos de los rivales más directos se habían dejado los puntos por el camino. El Villarreal celebra la victoria de su equipo a la vez que los 364 partidos del capitán que ya supera a Marcos Senna en el fútbol de primer nivel. El Villarreal ya prepara su próximo partido de Europa League frente al Sparta Praga en casa.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *