Las dudas de Parejo

Estos últimos días estamos observando la penúltima de las incertidumbres en el entorno del Valencia CF. Tras la marcha de André Gomes al FC Barcelona -al fin con comunicado mediante- las miradas están puestas en Dani Parejo. El de Coslada tiene dudas de seguir en el equipo valencianista la próxima temporada tras un año de múltiples contrastes, y así se lo ha hecho saber al cuerpo técnico y a Suso García Pitarch.

El jugador madrileño considera que no se siente del todo querido por una afición que siempre ha mirado con lupa sus actuaciones sobre el campo. Cierto es que el San Benito de jugador indolente aún no se lo ha quitado desde que llegara de la mano de Braulio Vázquez; aunque hay que reconocer que su rendimiento ha ido mejorando y ha sido un fijo para cada uno de los entrenadores con los que ha trabajado. Realmente es el único organizador que tiene el Valencia, amén de tener llegada a portería y marcar verdaderos golazos de falta. Sus números hablan por sí solos: 22 goles y 14 asistencias entre las dos últimas temporadas.

Pero por otra parte Parejo tiene tendencia a la desconexión, le cuesta horrores entrar en dinámica de grupo –más si se cambia de entrenador- y, por tanto, su rendimiento no es regular toda la temporada. Tampoco ayudan esas pérdidas innecesarias que comete en el centro del campo cuando es el último jugador ante la defensa, una jugada que nunca corrige y que es lo que menos gusta al aficionado che; como ejemplo más claro, el intento de caño a Leo Messi en la humillante derrota en semifinal de Copa por 7-0. La pérdida de la capitanía fue el otro caso llamativo. No se conoce otro ejemplo al que a un jugador le quiten el brazalete y no se queje, con Parejo ocurrió y fue uno de los episodios más rocambolescos de la temporada pasada –uno de tantos-.

Y este verano, y tras la salida de algunos compañeros importantes para él como Piatti o Barragán, el madrileño considera que su tiempo en tierras valencianas está agotado. El Sevilla lo quiere y él estaría dispuesto a recalar en el conjunto de Nervión. Ante esta posibilidad, el Valencia se cierra en banda y no contempla la salida del centrocampista, más si cabe a un rival directo que los últimos años le ha quitado protagonismo ganando trofeos europeos. El Valencia sabe que sin Parejo, la temporada será más complicada  puesto que no hay un recambio natural en su posición dentro de la plantilla, y no debería venderlo sin tener a alguien atado de antemano.

El aficionado che ha comprendido que el Valencia está haciendo un esfuerzo apretándose el cinturón para cuadrar el Fair Play Financiero, pero el club debe entender que si vende a todos los jugadores que tienen mercado –André Gomes al Barça, y veremos si Mustafi o el mismo Parejo-, puede que la gente empiece a dudar del proyecto ganador de Meriton.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *