Dos palos impiden al Villarreal sumar tres puntos

El Villarreal se iniciaba en La Liga Santander 2016/17 con malas sensaciones por lo que la pretemporada y la ida de la previa de la Champions League respectaba. No habían sido buenos los resultados, el juego ofrecido por los futbolistas y tampoco las circunstancias por las que en los últimos días ha pasado el conjunto amarillo. Con todo, los de Fran Escribá se preparaban para una nueva andadura en la que como objetivo se encuentra finalizar entre las posiciones que permiten jugar campeonatos europeos.

El primer once que Escribá alineó estaba formado por Asenjo en la portería; Rukavina, Ruíz, Musacchio y Mario en la defensa; Soriano, Trigueros, N’Diaye y Castillejo en la medular; y Sansone junto a Pato en la parte ofensiva del esquema. Enfrente, un Granada cuyos objetivos no van más allá de pelear una temporada más por salvar la categoría y quedarse en Primera División.

Tras la mala imagen mostrada ante el Mónaco, Alfred N’Diaye recuperó ante el Granada su demarcación habitual, ocupó el centro del campo junto a Manu Trigueros. N’Diaye, que partía como medio centro defensivo, liberó a Manu de las cargas defensivas y además se ocupó de frenar las acometidas del rival, que no fueran demasiadas. El senegalés se marcó un partidazo dejando atrás los fantasmas del miércoles pasado. N’Diaye se mostró omnipresente, cortó balones por arriba y por abajo y no se achicó cuando con el balón en los pies tuvo que atacar. Disputó un partido muy completo.

Otros dos que certificaron un gran partido fueron los italogermanos Sansone y Soriano. Ambos mandaron el balón al palo en una ocasión y dejaron destellos de calidad que evidenciaron su elevada apuesta por la directiva del Villarreal. Roberto Soriano aportó en ataque y defensa y dejó su presencia táctica y técnica. Por su parte, Sansone fue el de Sassuolo, con espacios causó peligro a los rivales y tuvo opciones de estrenarse en Liga con la zamarra amarilla.

Ya en el segundo tiempo como futbolista destacado, Samu Castillejo. El malagueño empezó la campaña de pretemporada sin encontrarse a su mejor nivel y demostrando las dudas que la pasada temporada ya le señalaron. Ahora, con algo más de rodaje y con una serie de buenas actuaciones se calzó las botas de jugar bien al fútbol y consiguió el primer gol del la temporada para el Villarreal. Su tanto llegó de falta en el minuto 61, algo que sorprende, pues no es él quien acostumbra a tomar ciertas responsabilidades. En este período Samu ocupó la banda derecha en lugar de la izquierda como hiciera en la primera parte y aquí encontró espacios que le permitieron desplegar un mejor juego y ser uno de los jugadores más peligrosos de los amarillos.

Para desgracia de los de Escribá el tanto del Granada no se hizo esperar, llegaría de forma fortuita en el 65 tras una jugada de córner ensayada. Hasta el momento el conjunto dirigido por Paco Jémez no había lanzado a puerta. A partir de aquí los granadinos comenzaron a amenazar con asiduidad la meta de Asenjo y a controlar el ritmo del partido.

Finalmente el partido acabó en tablas, 1-1. No es un buen resultado para el Villarreal, pero empieza la temporada puntuando, algo que siempre es positivo. Cabe recordar que la temporada pasada el Villarreal empezó La Liga con un resultado igual, empate, en casa del Betis y acabó el año ocupando la cuarta posición. El próximo rival en Liga será el Sevilla, aunque toma más importancia el del martes, el Mónaco, con el que el Villarreal se medirá para superar la desventaja de 1-2 y certificar el pase a fase de grupos de la Champions League.

 

Foto portada: rtve.es

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *