El análisis del Valencia – Las Palmas

El Valencia cayó goleado en casa en el debut liguero ante un efectivo conjunto canario que prácticamente transformó todas sus llegadas en goles. Los valencianistas volvieron a mostrar sus carencias ya vistas en la pretemporada, como también las virtudes. Santi Mina anotó los dos primeros goles del Valencia en liga. 

Todo comenzó muy bien con un Valencia operativo en ataque y no tardó mucho en adelantarse en el marcador. Dani Parejo puso un balón medido al primer palo desde el córner para que Santi Mina anotara el primer gol del partido. Un gol a balón parado, uno de los aspectos más deficientes que tuvo el conjunto la temporada pasada. Pero este inicio fue un espejismo. Los canarios empataron el partido en el 16′ gracias a un tanto de Livaja. Abdennour erró y no estuvo atento a la marca del rival, que se adelantó y batió a Ryan con un buen remate. En el 24′, Cancelo llegaba tarde y cometía penalti. Viera no perdonó ni celebró. El tercero volvió a llegar de un centro lateral, en el minuto 31. Esta vez, Boateng remató entre centrales con un soberbio cabezo, sin mucha oposición por parte de la defensa. Un par de minutos anotó Santi Mina tras un par de rebotes tras un córner. El gallego sigue creciendo a base de goles desde la banda izquierda tirándose mucho al centro. En el entramado defensivo, Montoya estuvo más serio que Gayà, que en ataque estuvo muy activo aunque errático en algunos centros. Pero en defensa, mal. Los centros de los goles laterales llegaron desde su banda. Vezo fue sustituido al descanso a pesar de demostrar menos errores que Abdennour. El centro del campo sigue siendo la nota positiva. Volvió a funcionar la creación y elaboración con el trivote Enzo – Parejo – Medrán. El argentino como pivote en salida de balón cumplió, a pesar de no ser su puesto ideal. Parejo maravilló con una gran circulación de balón y siendo el jugador con más pases acertados, más pases en campo rival y más balones robados. Medrán sigue deslumbrando, un jugador distinto que ya sabe qué va a hacer con la pelota antes de recibirla. Las dudas que ofrece la media vienen en las transiciones defensivas. Sin un mediocentro defensivo puro, el entramado defensivo se resiente. En ataque, Cancelo volvió a demostrar que es mejor extremo que lateral, sin maravillar. Alcácer no estuvo fino y desconectado por todo lo que le rodea en los últimos días.

El de Coslada volvió a ejercer como cerebro del equipo y fue de los más destacados

El de Coslada volvió a ejercer como cerebro del equipo y fue de los más destacados

La segunda mitad fue un vendaval de ocasiones y juego por bandas de los valencianistas. La UD Las Palmas estuvo encerrada en su área atosigada por las acometidas de los ché, que volvieron a pecar de falta de acierto arriba. Falta un delantero ‘killer’ que anote goles. Desde Soldado, el Valencia lo busca. Entró Mustafi y mejoró la anticipación de la defensa, mientras que Abdennour seguía presionando y llegando tarde como un perro corre detrás de una pelota. Faltando media hora, entró Bakkali por banda derecha, y desbordó con su regate y calidad, a pesar de que sus centros se quedaran sin remate la mayoría de las veces. No paraban de llegar las ocasiones, pero el fútbol se trata de anotar y los locales no lo consiguieron, con un centro del campo controlado que circulaba la pelota de lado a lado buscando la incorporación de los laterales y acumulando jugadores dentro del área en busca del remate. Hasta el larguero lo impidió. Otras veces fue Javi Varas o el desacierto en el remate. Las Palmas obtuvo el 2-4 con un Valencia volcado que murió en el 88′. Ryan no paró ninguno de los 3 tiros —obviamos el penalti— y en alguno pudo hacer algo más.

Fotos: Valencia CF | Lázaro de la Peña.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *