Sin sistema defensivo no hay paraíso

El Valencia de Pako Ayestarán no ha empezado como sus aficionados esperaban. El vasco considera que su equipo ha merecido más, muchos más puntos de los que reflejan en la tabla de clasificación. Lo cierto es que no hay acierto de cara a puerta pese a que sus delanteros lo intentan hasta la extenuación –segundo equipo que más dispara a puerta en La Liga, con una media de 15 por partido- , pero el equipo padece una endeblez defensiva preocupante. Y eso no es nada nuevo.

UN MAL ENDÉMICO

Cuando se confió en Pako, ya se sabía lo que quería el vasco. Proactividad con el balón, ser protagonistas del juego y dominar los partidos para así tener más probabilidades de ganar los partidos. Pero no es oro todo lo que reluce, puesto que al Valencia le crean peligro con una facilidad pasmosa. Parece que no se trabaje nada el sistema defensivo, y el equipo recibe goles a raíz de unos desajustes que evidencian una clara falta de automatismos.

El 4-3-3 tan defendido por el técnico vasco, hace aguas por la retaguarda. Si analizamos los 3 partidos de Liga disputados por el conjunto valencianista, podemos observar que las ayudas de los extremos a los laterales brillan por su ausencia y eso provoca que los rivales aprovechen esa tesitura para hacer daño por ambas bandas. Y cuando eso ocurre, el equipo se parte por la mitad estando siempre en inferioridad a la hora de defender. Da igual que Ayestarán sitúe en el tapete a Garay, Mangala, Alves, Abdennour o Ryan, se ha demostrado que el Valencia sufre siempre que tiene que defender algún ataque rival.

Preocupante también el nivel de Cancelo, al cual todos los rivales atacan porque saben de su debilidad para tapar su costado. Tanto Eibar como Betis volcaron su ataque por la derecha porque sabían que es el eslabón más débil del Valencia, y evidentemente, lo aprovecharon. En este vídeo (vía Heisenbergvcf) se muestran claramente sus carencias.

ESTADÍSTICAS PREOCUPANTES

Por mucho que alguna parte de la afición quiera ver la parte positiva del Valencia, la verdad es que los números no engañan: 0 puntos en 3 jornadas. Y a esos hay que sumar que Ayestarán viene ya de la temporada pasada. Un total de 11 partidos ha entrenado al Valencia, de los cuales solo ha ganado en 3 ocasiones, ha empatado 1 y ha perdido los otros 7 -6 seguidos, sumando los 3 últimos de la temporada pasada-.

Pero pese a lo negativo, no cabe duda de que el equipo va a mejorar porque sí que llega a portería contraria. La movilidad de los 3 de arriba y las buenas sensaciones de Munir contra el Betis, hacen presagiar que el Valencia mejorará su rumbo. De mano de Pako está que el Valencia vuelva por la buena senda, pero si en defensa no se mejora, volverán los fantasmas del curso pasado.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *