Remontada en el primer choque de Europa League

Volvían las noches de Europa League a El Madrigal  y curiosamente un viejo conocido  en la competición para el Villarreal regresaba al feudo amarillo para disputar la jornada de apertura de esta campaña europea. Como rival el FC Zurich que sorprendentemente milita esta temporada en la Segunda División de Suiza. El Villarreal, con las miras en La Liga y ante un rival aparentemente de inferior calidad decidió de la mano de Escribá colocar sobre el terreno de juego un once con variantes respecto al habitual. Este esquema lo compusieron Andrés Fernández; Rukavina, Ruíz. Álvaro, José Ángel; Cheryshev, Bruno, N’Diaye, Jonathan; Pato y Santos Borré. Como novedades el debut de Álvaro, el regreso de la lesión de Jonathan y el reencuentro de la grada con Cheryshev.

El partido comenzó con una tentativa del conjunto suizo sobre el cuadro amarillo que no terminó de cuajar. No lo dejaría de intentar el Zurich con una serie de presiones cuando el Villarreal trataba de sacar el balón jugado. Conseguiría el premio cuando un error forzado de N’Diaye habilitaba a Sadiku para proyectar un disparo desde la frontal del área y superar con el golpeo la portería André Fernández. De este modo, el FC Zurich se ponía por delante en el marcador al minuto 2 de juego. La respuesta del Villarreal al tanto no se haría esperar. Con tranquilidad y buen juego, el Villarreal consiguió amenazar la portería de Vanins con ocasiones de Pato, Santos Borré o el mismo Rukavina.

En el minuto 24 Alexandre Pato disfrutaría de una ocasión de oro para igualar el marcador. El delantero brasileño conseguiría arrebatarle el balón de los pies a Vanins, el meta del conjunto suizo, pero después no encontraría la misma picardía a la  hora de rematar la jugada. A su lado pedía el balón Borré para definir solo ante la portería, pero el delantero prefirió chutar a puerta y lanzar el balón a las manos del portero. El jugador volvería a disponer de otra ocasión, esta vez con la cabeza, tras un error no forzado de la defensa suiza que le dejaba solo ante el portero. Remató sin potencia y no puso en apuros al guardameta. En el 27 el mismo Pato se encargaría de subsanar sus errores e igualar el partido con un golazo al palo largo. 

Las acometidas de los jugadores del Villarreal sobre el área amarilla no cesarían, sobre todo con jugadas a balón parado donde el Villarreal intentó sorprender con jugadas de estrategia. Lamentablemente para los de Escribá fueron fallidas. Con todo, tras un córner, Ruíz conseguiría poner en apuros a Vanins con un testarazo que se marcharía por pocos centímetros por encima del larguero. Las jugadas a balón no estaban siendo ni han sido hasta la fecha uno de los puntos fuertes de este equipo, pero sí la combinación de juego entre los jugadores de calidad. Entre Jonathan y Pato se cosechó una jugada que no dejó indiferente a nadie, una jugada que acabaría con el tanto de Jonathan en el 45 y que a la vez mandaba a los groguets con ventaja al descanso.

El segundo tiempo se inició con un juego más pausado por parte de los dos equipos, con rigor táctico y respeto al rival. El peso del juego lo tuvo el Villarreal, aunque la posesión del balón no la llevó más allá de los tres cuartos de campo. De esta zona en adelante era terreno donde los de arriba tenían la posibilidad y libertad de crear y sorprender al rival con jugadas de calidad. Hasta bien adentrado el segundo tiempo, en el 55, no llegó la primera ocasión del cuadro amarillo, sería Borré quien se perfilaría algo escorado, pero en un claro uno para uno ante el meta rival. Perdió en la carrera y dudó en la definición lo que supuso que el central Kecojevic le ganara la partida y no le permitiera lanzar a puerta. En el 64 Borré disfrutaría de otra ocasión clara de gol, esta vez encontró a la perfección la espalda de los defensores, pero no fue capaz de proyectar un buen disparo.

Con el paso de los minutos el Villarreal trató de refrescar el equipo y encontrar variantes para cerrar un partido que al fin y al cabo solamente ganaban por un tanto de diferencia. Ingresaron en el terreno de juego Sansone y Samu Castillejo en lugar de Santos Borré y Jonathan que junto a Pato fue de lo más destacado del encuentro. Pato, precisamente, sería el encargado de protagonizar una magnífica asistencia a Sansone para que el italiano finalizara de vaselina. Lamentablamente para los de Escribá el tanto no subió al marcador por un justo fuera de juego. En el minuto 80 el conjunto amarillo haría su tercer y último cambio dando así entrada a Roberto Soriano, más calidad, equilibrio y técnica para el ataque del submarino. Se marchó en su lugar Cheryshev que sin pena ni gloria en este partido abandonó el campo ovacionado por la afición tras su vuelta al estadio.

El Villarreal cerró su primera jornada de Europa League con una victoria y dejó a su vez al público con un buen sabor de boca. El Villarreal de Fran Escribá comienza a carburar y ya ha conseguido enlazar una serie de buenos resultados acompañados de buen juego. Ahora, el próximo rival del Villarreal en Liga será la Real Sociedad, uno de los equipos con los que el club pelea económica y también deportivamente por las posiciones más apetecibles de la competición liguera.

Foto portada: mundodeportivo.com

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *