El Villarreal gana sufriendo

De nuevo El Madrigal, de nuevo La Liga. Las calles y el estadio saboreaban la reciente victoria europea frente al Zúrich en casa acudiendo masivamente al campo para apoyar a su equipo. En frente un rival poderoso económicamente, aunque deportivamente por de bajo de lo esperado en los últimos años. La Real Sociedad se presentaba al duelo contra el Villarreal con tan solo cuatro puntos en el casillero, en la posición número 13. Por su parte, los de Escribá ya habían sumado hasta la fecha ocho puntos, lo que les permitía ocupar la novena plaza a falta de disputarse este encuentro.

Para arrebatarle la ventaja favorable en Liga al Villarreal, la Real Sociedad partía de inicio con el once de gala: Rulli; Juanmi, Íñigo Martínez, Mikel, Yuri; Zurutuza, Illarra, Oyarzábal, Zaldua; Willian y Vela. Por su parte, el conjunto amarilla se armaba también con los once futbolistas en mayor forma del momento: Asenjo; Mario, Musacchio, Ruíz, Costa; Soriano, Trigueros, Bruno, Castillejo; Sansone y Pato.

Desde el principio la Real dejó una clara declaración de intenciones sobre el campo, buscaban los tres puntos sobre todas las cosas. Ante la ofensiva txuri urdin los de Escribá no se achicaron y mostraron todas sus cartas para superar al contrincante. El primer golpe serio lo produjo la Real sobre el área del Villarreal en el minuto 8 con una jugada en la que Oyarzabal se habilitaba a placer ante el meta. Asenjo, vencido en el suelo y sin posibilidades de sacar el balón, confiaría en la defensa para evitar el primer gol donostiarra y así fue, Bruno arrebataría el esférico al delantero en el último instante para que no subiera el tanto al marcador. Rápidamente, en el minuto 15, un fantástico pase de Bruno entre líneas dejó a Sansone libre ante el meta. El italo-germano decidió driblar a Rulli y fue derribado por este, el colegiado señalaría penalti. Con el nuevo reglamento en mano Clos Gómez evitaría el doble castigo (penalti y roja). Pato sería el encargado de sentenciar la pena máxima, pero en esta ocasión erró. A pesar del fallo, el Villarreal no tardaría en golpear, sería en el minuto 21 a manos de Sansone. Su compatriota Soriano cedió un balón bajo las piernas del defensor que permitió a Nicola anotar el primero para los suyos.

El Villarreal no dejaría de acosar la portería rival, constantemente intentó llegar con el balón a área contraria para causar con goles el mayor daño posible. En el minuto 25 Sansone encontraría una buena posición de disparo para sorprender a Rulli desde casi el medio del campo. Desde esa posición, el nuevo bambino amarillo marcaría el segundo para el Villarreal, todo una delicia de tanto. Con dos goles en este partido y tres en el casillero de máximos goleadores, Sansone lucharía por encontrar el hat-trick. En el minuto 27 el italo-germano obtendría otra ocasión fruto de la presión en ataque, pero en esta ocasión Rulli se anticipó y atajó el tiro. Con todo en contra y sin encontrar las mejores opciones para revertir la situación, la Real Sociedad consiguió recortar distancias con un tanto de Yuri. El lateral aprovechó un pase de Vela para golpear con la izquierda y cruzar el balón al palo largo donde Asenjo no podía llegar. La Real seguiría disfrutando de ocasiones claras como de Vela e Íñigo Martínez en el minuto 42, pero sin la fortuna del premio grande: el gol.

 

En el segundo tiempo surgió de los vestuarios una Real Sociedad muy pareja a lo que se mostró en el primer tiempo, un equipo que juega bien en balón y que de forma arriesgada busca constantemente el área rival. En el minuto 50 Juanmi encontró la ocasión ideal para igualar el partido cuando se perfiló solo ante Asenjo. El meta del Villarreal aguantó el tiempo suficiente como para que el delantero titubeara e hizo una fenomenal parada. Solo cinco minutos después Oyarzabal dispondría de otra oportunidad para marcar, pero en este caso el buen hacer de Musacchio en defensa impidió los problemas en el cuadro amarillo. Rápidamente, y tras un momento de ausencia en el ataque amarillo, se produciría la primera ocasión para el Villarreal en el segundo tiempo. Sería Sansone quien remataría a puerta. Su balón salió truncado por un defensa y terminó saliendo por encima del larguero.

En el 63 llegaría el primer cambio del Villarreal, abandonó el campo Samu Castillejo y entró en su lugar Jonathan Dos Santos. Escribá con esta sustitución emplearía una doble estrategia: daba descanso a Castillejo para el partido liguero del próximo miércoles y a su vez sumaba minutos para Jonathan tras su prolongada lesión. Con Jonathan en el campo y perfilado en la banda, su compañero Trigueros tendría en sus botas una clara ocasión de gol. El de Talavera disparó potentemente hacia el arco de Rulli, lamentablemente para los suyos el balón se marchó por poco. Ya en el 70 de juego Escribá apuntaló el ataque del Villarreal con un segundo cambio introduciendo a Cheryshev y dando descanso a Pato que en el partido de hoy no había estado tan afortunado como en el del pasado jueves.

Hasta bien llegados los últimos quince minutos de la segunda parte el Villarreal no se encontró a sí mismo en el terreno de juego. La Real Sociedad se hizo dueño y poseedor del balón durante todo el segundo tiempo y el Villarreal tuvo que echar mano de ingenio para poder solventar una situación que le pudo superar. La calidad de los groguets no se hizo esperar y consiguieron crear ocasiones de peligro con toques precisos y de calidad. Con todo, el problema no estaba arriba sino atrás. Los de Donostia estaban apretando cada vez más y el conjunto de Escribá necesitaba de un futbolista que le ayudase a frenar con contundencia las acometidas del rival. Para ello entró N’Diaye en el campo sustituyendo a Roberto Soriano en el que sería el tercer y último cambio para los de amarillo. La grada, a pesar de las primer malas actuaciones de N’Diaye con el Villarreal, ovacionó y aplaudió al senegalés en cada ocasión en la que el jugador participó. Incluso en sus botas estuvo en el 88 la oportunidad de sentenciar el encuentro. En la misma tesitura estaría Sansone en el descuento cuando se disponía a correr solo ante el meta de la Real. Zaldua agarró al jugador y lo derribó, lo que propició que viera la segunda tarjeta y fuera expulsado.

El partido finalizó con un 2-1 favorable a los amarillos. El Villarreal suma tres puntos que le permiten cerrar la jornada asegurando la sexta plaza con ocho puntos e igualando así a Sevilla y Atlético de Madrid en la clasificación. El próximo rival del Villarreal en Liga será el Real Madrid un duelo donde el conjunto de Escribá pondrá una vez más a prueba su capacidad para luchar una vez más por las plazas más apetecibles de la competición.

 

 

Foto portada: marca.com

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *