Análisis del Athletic – Valencia

Cuarta derrota y séptima consecutiva en Liga de un Valencia colista. Ni con el tempranero gol de Medrán y todo de cara los valencianistas pudieron sumar sus primeros puntos de la temporada. El equipo involuciona de manera preocupante y Pako Ayestarán es el señalado.

El Valencia salió en el nuevo San Mamés con (4-3-3) Diego Alves; Montoya, Santos, Mangala, Gayà; Mario Suárez, Medrán, Parejo; Munir, Nani y Rodrigo. Las lesiones en defensa y la baja de Enzo por sanción no daban muchas opciones más en la zaga y la medular. Arriba, Rodrigo se situó de 9 junto con Nani pegado a banda y alternándose con Munir con bastante libertad. Al primer minuto, una buena incorporación de Montoya desde atrás y una jugada colectiva rápida dejó a Medrán solo en el segundo palo para empujarla tras una buena asistencia del portugués Nani. El buen comienzo fue efímero y poco a poco los de Valverde fueron haciéndose con el control del partido y del centro del campo. Presión alta y un Beñat imponente obligaban a jugar en largo sin mucho éxito por los centímetros que acumulaban los vascos. Poco duraría la alegría pues tras una falta de Gayà evitable, Aduriz ponía el empate entre una defensa que defiende en zona y que deja al libre albedrío las marcas. En este caso, el portentoso delantero local se midió con el joven Medrán, que no tuvo oportunidad. Defender en zona en Primera División y ante un equipo peligroso por arriba y con grandes lanzadores es, como mínimo, surrealista. Antes del descanso se pusieron por delante los leones tras una jugada llena de errores. Diego Alves saca rápido con las manos y compromete a Parejo en la salida de balón, que la pierde y con una defensa que salía, Aduriz vuelve a ganar a la defensa y a la espalda de Mangala. Vaselina por un Alves a mitad camino y 2-1.

Tras el descanso, las fuerzas se igualaron algo más aunque seguían dominando los rojiblancos con un fútbol directo y por bandas. Pako Ayestarán movió ficha y cambió a un 4-4-2 con Munir y Nani en punta, Cancelo y Mina en bandas. Mario Suárez sigue lejos de un buen nivel y fue el sacrificado. Sin control salvo en algunos tramos del partido, el Valencia pudo empatar pero Rodrigo erró una clara ocasión a un metro de la portería y tras una excelente mano de Kepa. Santos salvó un gol cantado de Beñat más tarde. Parejo no fue Parejo y Medrán tampoco estuvo activo. El Valencia no dominaba las áreas y ahora tampoco domina el fútbol en el centro del campo, factor esperanzador para la parroquia che que se ha diluido en los últimos dos encuentros. Montoya mejoró a un Cancelo que salió de nuevo desganado en la segunda mitad y no aportó nada. Mina tampoco en esa posición alejada del área. El sistema defensivo sigue siendo calamitoso y no parece que vaya a mejorar con el técnico vasco en el banquillo. Nani tuvo criterio arriba y fue el jugador que más kilómetros recorrió del equipo, con muchas ayudas al lateral Montoya. Munir estuvo más apagado que en su debut pero muestra detalles interesantes en la salida de balón, ofreciéndose entre líneas.

Los males del Valencia siguen presentes y además el equipo cae en una espiral de nulo dominio y debilidad en las áreas. Se le acaban los argumentos a Pako que está empeorando a Gary Neville. Ya suma 7 derrotas en Liga seguidas. Y 10 de 36 puntos en la competición doméstica. Y es su culpa. Pero la irresponsabilidad de renovarle está más arriba.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *