Un punto de oro en el Bernabéu

14358755_10155218701403572_5948531704934127168_n

El Villarreal jugaba a domicilio en uno de los feudos más importantes de La Liga, el Santiago Bernabéu. El rival, uno de los clubes más poderosos del planeta y a su vez de los más buenos de España, el Real Madrid. Partido complicado, al menos sobre el papel ya que el Real Madrid jugaba en casa, con un once con más calidad que el del conjunto amarillo y con un balance en liga de victorias que no dejaba lugar a otra cosa que no fuera ganar. Ambos conjuntos se presentaban al partido con algunas bajas de peso, aunque fueron capaces de conformar un once de garantías para el espectáculo.

Para el Villarreal partirían de inicio con un 4-1-4-1: Asenjo; José Ángel, Musacchio, Ruíz, Mario; Bruno; Samu, Trigueros, Jonathan, Cheryshev; y Sansone. Un esquema que permitiría a Escribá sumar futbolistas de calidad y trabajo al centro del campo. Algo que desde los primero minutos de partido ya se apreciaría ya que, desde una posición más avanzada, Trigueros y Jonathan pudieron abrir nuevas posibilidades de pase a Bruno Soriano. El Villarreal jugó largos minutos con posesión de balón aunque es cierto que las ocasiones de gol no llegaron. En cambio, en los primeros instantes, el Real Madrid era quien provocaría peligro sobre el área de Asenjo tanto a la contra como a balón parado desde el córner, donde tuvieron varias acciones para adelantarse.

La más clara desde el inicio del partido la tuvo el Real Madrid en el 18 tras una jugada elaborada por los merengues que habilitaba en la banda izquierda a Marcelo para ponerla al área pequeña. Ahí sería Bale quien asistiría a Benzema con la cabeza, el francés remataría de la misma forma, pero el buen hacer de Asenjo evitaría el primer tanto del encuentro. La respuesta no se hizo esperar por parte del Villarreal, sería Trigueros en el 19 quien dispararía por primera vez para los de su equipo, aunque su lanzamiento llegó sin ningún tipo de peligro para los intereses de Kiko Casilla y los suyos. En los minutos siguientes el Madrid tomó el rol de dominador en campo propio y por su parte el Villarreal el de defensor del marcador. Un partido en el que el futbolista más adelantado del cuadro amarillo tuvo que trabajar más en tarea defensiva que ofensiva.

El Villarreal con poca participación en el juego de ataque hasta el momento se echó el partido a la espalda. Creó fútbol, siguió haciéndolo con los tres del medio y apoyándose tanto con las bandas como con los laterales que se incorporaban para achicar las líneas del Real Madrid. La insistencia se cobró su premio a modo de ocasiones. Primero sería Cheryshev en el minuto 27 quien lanzaría desde la frontal para poner en apuros a Casilla tras una maravillosa combinación amarilla en la que prácticamente todo el equipo jugó el balón. Después, en el córner precedido a esta jugada en la que acabó palmeando Casilla fuera Sansone disfrutaría de una ocasión casi tan espectacular como la del tanto desde el centro del campo de la jornada pasada. Sansone aprovechaba un centro para perfilar su cuerpo y con una tijera impactar un disparo a portería que finalmente saldría rozando el palo.

Repetirían los mismos dos protagonistas que en la jugada anterior, Cheryshev y Sansone disfrutarían de una ocasión cada uno para adelantarse en el marcador. Primero sería Sansone quien tiraría a gol, pero su balón salió rechazado a los pies de Cheryshev que estuvo lento y no consiguió lanzar antes de que el defensor le robara el esférico. En el minuto 44 Ramos sería protagonista por provocar un penalti con la mano en el que trataba de protegerse la cara de un balón que buscaba portería. El penalti sería transformado por Bruno colocando en el marcador el 0-1 favorable para los suyos. El Villarreal conseguía así anotar un penalti en La Liga tras fallar uno ante la Real Sociedad y otro ante el Málaga.

Ya en el segundo tiempo la respuesta merengue no se hizo esperar, los jugadores madridistas se volcaron desde el primer minuto al ataque intentando crear peligro en el área amarilla. Tendrían una ocasión de oro en el 47 cuando Asenjo dejó escapar un balón que ya tenía atajado. Ramos lanzaría hacia puerta con el meta vencido, por suerte para el Villarreal Ruíz interceptó el balón alejándolo de zona de peligro. Solo un minuto después el capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, encontraría el impacto perfecto para igualar el partido de cabeza a la salida de un córner. Los de Zinedine Zidane no se confirmarían con este tanto, pues las ocasiones de peligro se siguieron sucediendo de forma continua, aunque bien es cierto que siempre a balón parado o con balón colgado y no por el interior dela zaga amarilla. Las más claras las tendría la BBC que no titubeó a la hora de echarse el equipo a la espalda por tal de revertir una situación que había empezado muy mal.

A falta de escasos minutos para el final del partido fue el Villarreal quien decidió relajar el ritmo del encuentro a base de largas posesiones en las que trató de matar el tiempo. Con todo, el Real Madrid, con algo más de prisa por la escasez de tiempo, trató de recuperar rápidamente en campo contrario para sorprender a la contra. Los de Escribá tampoco rechazaron a atacar la meta rival, aunque los ataques fueron con un respeto mayor que al principio por miedo a sufrir un golpe de efecto que les impidiera sumar lejos de casa. Asenjo tuvo que dar todo lo que tenía para salvar a los suyos, pues cuando restaban menos de diez minutos para finalizar era el Madrid quien acosaba con seriedad al Villarreal. Finalmente no sería suficiente el tiempo reglamentario para superar al rival y el Villarreal se marchó del Santiago Bernabéu con un punto que sabe a gloria.

El próximo rival del Villarreal es el Osasuna, un partido que se disputará en El Madrigal y que será de vital importancia para los de Escribá sumar los tres puntos ya que de esta forma harían todavía más bueno el extraído del Bernabéu.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *