Como campeones otra vez en puestos Champions

1018258_1

El Villarreal regresaba a El Madrigal cuatro días después de sumar un importantísimo punto en feudo hostil, en el Santiago Bernabéu. Ahora, para hacer todavía más bueno aquel punto y aprovechar el pinchazo del Sevilla, el Villarreal necesitaba ganar al Osasuna en casa para cerrar la jornada en la misma posición en la que terminó la temporada pasada, la cuarta. Para superar al Osasuna, Escribá formó un once con algunas caras nuevas respecto al miércoles. El Villarreal salió, por tanto, cin un 4-4-2 compuesto por Asenjo; Mario, Ruíz, Álvaro, Costa; Soriano, Trigueros, Bruno, Castillejo; Sansone y Pato.

El primer contacto con el balón lo tendría el Villarreal y ya desde el saque de inicio demostró el ritmo de juego que iba a imponer al partido. En el minuto 4 de juego el el Villarreal encontraría los ingredientes necesarios para cuajar una buena jugada en la que participaría gran parte del equipo y que acabaría en gol. Pato anotó el primero para los suyos gracias a una asistencia lateral de Samu Castillejo. Antes, Trigueros volvería a demostrar que está en racha poniendo a placer un balón entre la defensa que habilitó Samu para asistir. Aunque el Villarreal contaba en los primeros minutos con más dominio del partido el Osasuna no bajó los brazos y peleó por encontrar las primeras oportunidades favorables. Rivière quiso convertirse en verdugo y avisó con una doble ocasión en el minuto 10, la segunda facilitada por una mala salida de Asenjo con los puños que asustó a los locales.

Con confianza, jugadores de calidad y buenas combinaciones, el Villarreal consiguió acosar de nuevo la meta del Osasuna. Se volvió a repetir el ataque por banda derecha, aunque esta vez los protagonistas fueron otros. Pato recibía un balón en profundidad y por dentro se perfilaba Sansone para el remate. El balón salió trastabillado por un defensor, algo que aprovecharía Soriano en la frontal para encarar al meta, regatearlo y finalmente caer derribado en forma de penalti. Sería Bruno quien en el 24 Bruno se encargaría de transformar la pena máxima. El Villarreal lo seguiría intentando ante la floja defensa rival y lo acabaría consiguiendo. En el minuto 38 Sansone se encontraría con el gol tras varios intentos fallidos. El jugador italo-germano recibió un balón entre líneas de su compañero Samu Castillejo y marcaría de vaselina el tercero para los intereses del Villarreal.

Justo antes de que el colegiado pitará el final de los primeros 45 minutos el Osasuna marcó el primero para los navarros. Sergio León lograría driblar a la defensa amarilla e introducirse en el área con el balón pegado al pie. En un traspiés Álvaro derribó al futbolista y Ocón Arráiz señaló un penalti que acabó siendo transformado por Roberto Torres. El partido se marchó al descanso con cuatro goles y con la sensación de que el conjunto local se sentía cómodo sobre el terreno de juego.

El Villarreal salió en el segundo tiempo algo más pausado fruto del marcador, aunque no por ello más relajado. De hecho, la primera ocasión de peligro la tendría el cuadro amarillo cuando Castillejo puso un balón al área para que Sansone lo rematara. El italo-germano no llegaría al encuentro con el balón y sería Pato quien golpearía ese balón sin dueño directo a las manos de Mario. El ‘submarino’ seguía dominando en la posesión del partido, los cuatro futbolistas del medio combinaban entre ellos constantemente tratando de encontrar la mejor opción para efectuar el pase final. Costó encontrar las oportunidades que en el primer tiempo tantas veces se sucedieron. Como respuesta, los de Enrique Martín trataron de contragolpear para reducir las distancias y al final poder sacar algo positivo de El Madrigal. Lo intentarían sin éxito primero Sergio León con un disparo que pondría en apuros a Asenjo y luego también Oier de cabeza.

 

 

En el 65, tras el ingreso de Jonathan Dos Santos en el campo, el Villarreal empezó a recobrar el sentido de su juego. El mexicano revolucionó el partido con pases certeros entre líneas que ocasionaron ocasiones como la de Trigueros que acabó marchándose fuera por muy poco. Escribá jugó de nuevo con el 4-1-4-1 que triunfó en Madrid y que como en otras ocasiones ha declarado es un sistema de juego que será más que habitual con un plantel como el del Villarreal. Las variantes de Escribá por tal de seguir controlando el partido funcionaron, pero no se transformaron en ocasiones. El Osasuna, por su parte, encontraría posiciones favorables para marcar el segundo. Cerca estaría de hacerlo Rivière superando una y otra vez  a la defensa amarilla por el aire.

 

El partido acabó con el mismo resultado con el que se fue al descanso. El Villarreal ganó al Osasuna por 3-1 en una tarde donde conseguía volver a situarse entre los mejores, en puestos Champions League. Ahora el Villarreal trabaja de cara al partido en Bucarest donde se medirá al Steaua en Europa League en un duelo donde se juegan más que tres puntos, se juegan la primera plaza del grupo.

 

Foto portada: elperiodicomediterraneo.com

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *