El Villarreal arrolla al Celta con una ‘manita’

U326288_003_20161016211313-084-kWyH-U411046128569MsC-980x554@MundoDeportivo-Web

Otra vez El Madrigal abría sus puertas para recibir uno de los partidos más atractivos de la cartelera en esta jornada liguera. La jornada 8 enfrentaba a dos equipos que la pasada temporada pugnaron por las plazas más atractivas de La Liga y que en esta disputan la Europa League: Villarreal y Celta de Vigo. En el parón de selecciones Musacchio y Jonathan dos Santos no llegaron a tiempo para preparar un encuentro que suponía hasta irse seis arriba para los intereses de los amarillos o incluso empatar a puntos en la tabla clasificatoria para los intereses albicelestes. Musacchio quedó fuera de la lista y Jonathan partiría como futbolista de refuerzo desde el banquillo, aunque su convocatoria estuvo en duda hasta el final por la lesión que le impidió jugar con su selección. Por su parte, los albicelestes aprovecharon este parón para recuperar a un futbolista que marca diferencias, Orellana, y que comenzaría el encuentro como titular. Escribá, incluso sin contar con Jonathan y Musacchio en el once ideal, conformó un once de garantías formado por Asenjo; Mario, Álvaro, Ruíz, Costa; Soriano, Trigueros, Bruno, Castillejo; Sansone y Bakambu.

En los primeros minutos de la primera parte ambos equipos se tantearon tratando de encontrar el error del rival antes que crear peligro con fútbol ofensivo. El Villarreal se mostró tácticamente muy ordenado, vasculando como bloque, facilitando líneas internas de pase y cerrando rápidamente en defensa. Con toque y pausa por crear la jugada, en el minuto 9 apareció un espacio entre la defensa viguesa que bien vio Trigueros para asistir a Soriano. El italo-germano anotaría el primero con un golpeo cruzado imposible de parar para Sergio. Los de Escribá siguieron trabajando y sabiéndose superiores al rival en el campo. La presión en tres cuartos de campo surgió efecto, en el minuto 11 Sergio despejó mal un balón forzado por Bakambu, entonces Soriano se adelantaría a Mallo para interceptar el balón y con un toque de clase marcar el segundo por encima del portero.

Los de Berizzo se sintieron superados y tenían serias dificultades para sacar el balón jugado. El Celta intentaba proponer pero el Villarreal robaba con facilidad gracias a su gran trabajo defensivo. El equipo, en las últimas semanas ha mejorado notablemente el aspecto táctico, algo muy palpable durante un encuentro en el que el Celta, pese a proponer fútbol, no encontraba espacios. Los de Berizzo no abandonaron sus ideales futbolísticos e intentaron recortar las distancias, cerca estuvieron de hacerlo antes del minuto 25 con dos ocasiones Orellana y Pione Sisto. Los de Escribá demostraron la actividad practicada en los entrenamientos con movilidad de los hombres de ataque e incluso con un Bakambu que se supo importante y bajaba a recibir el balón para generar ocasiones de gol. Su trabajo ofensivo encontraría recompensa, en el minuto 37, tras una rápida contra, el congoleño recibiría una asistencia de Sansone que le habilitaba ante Sergio para golpear y anotar el tercero. El Villarreal, tras un recital futbolístico y táctico cerraría la mejor primera parte de la temporada.

Con el Celta dispuesto a revertir la situación adversa en el marcador el Villarreal se encontró con el cuarto gol del partido poco después de saltara disputar los segundo cuarenta y cinco minutos. El tanto se lo marcaría Wass en propia puerta tras un córner cerrado sacado por Manu Trigueros. El Celta de Vigo, pese a las propuestas por mejorar que solicitaba Berizzo desde la banda, se vino abajo y comenzó a romper sus líneas y así también dejó de crear fútbol. Aun así, en ocasiones aisladas, el conjunto albiceleste consiguió encontrar algunas oportunidades para reducir las distancias como la de Radoja en el minuto 55 que se marcharía por encima del larguero por poco. Solo un minuto después Berizzo efectuaría su segundo cambio para dar aire fresco al partido y conseguir anotar un gol. El elegido fue Rossi, que se llevó una ovación del respetable ya que sigue siendo el máximo artillero de la historia del club con 82 tantos.

En los minutos centrales de la segunda parte la fiesta estaba en la grada, los aficionados disfrutaron con la habitual ‘ola’ e iluminaron el estadio con las linternas de sus teléfonos móviles. Hubo poco fútbol, fruto de la satisfacción del resultado por una parte y la apariencia de enfrentarse a lo imposible por la otra. Aun así, el Villarreal se gustaba en ciertas jugadas, aprovechaba la amplitud del marcador para entrenar algunas jugadas que en otra ocasión quizá no hubiera probado. Esto gustó a la grada que se rendía a los pies de los futbolistas con ovaciones tras estas jugadas o destellos de calidad.

En los minutos que pudo disputar Jonathan saliendo del banquillo volvió a demostrar su calidad con el balón en los pies. El jugador volvió a dejar destellos y pases de calidad. Sirvió para darle una mayor velocidad al juego de ataque amarillo y también como comodín para sus compañeros, pues en extrañas ocasiones pierde un balón. Los de Escribá se gustaron con un trivote formado por Jonathan, Bruno y Trigueros, además la calidad y profundidad de Soriano facilitó el dominio amarillo. En el 82 el entrenador quiso dar minutos al joven canterano Rodri, que entró en sustitución de un sobresaliente Bruno Soriano. Ya en el minuto 90 el Villarreal contaría con una nueva ocasión de gol, primero Pato golpearía un balón al poste para que en el rechace Trigueros cerrara el encuentro con una ‘manita’.

El partido finalizó con un excelso Villarreal que se supo mejor a su rival. Se cierra esta jornada ocho para el Villarreal en la quinta posición y a solo dos puntos del liderato. Ahora, los amarillos ya ponen las miras en el próximo cruce liguero que será también en casa y que les enfrentará a una de las sensaciones de La Liga, Las Palmas.

 

Imagen portada: Mundo Deportivo

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *