Fin a la racha de imbatibilidad

20161030-636134286095632717_20161030125305-kZkE--992x558@LaVanguardia-Web

 

Jornada importante para el Villarreal en su visita a Ipurúa. El conjunto de Escribá contaba con la ventaja de conocer cuáles habían sido los resultados de sus principales rivales en Liga. Así pues, con el empate del Sevilla en la jornada 10 se abría una puerta hacia la tercera plaza para los amarillos. Para conseguir el premio de la victoria el técnico amarillo apuntaló un once de garantías formado por: Asenjo; Mario, Musacchio, Ruíz, Costa; Castillejo, Bruno, Trigueros, Soriano; Sansone y Bakambu. El cuadro vasco armó también su once de gala, propio para enfrentarse a un rival de categoría.

El Villarreal salió con todo al terreno de juego, intentando adueñarse del balón y ser el controlador del partido. Por supuesto trató de ser animador y lo consiguió con jugadas y destellos de calidad gracias a sus buenos jugadores. A pesar de la notable diferencia de nivel entre clubes, el Eibar no iba a achicarse ante su afición, por lo que quiso gustarse en el campo con la posesión del balón y  sorprender a la contra. En el minuto 12 un cambio de ritmo del jugador clave del Eibar Pedro León dejaba atrás a Ruíz y habilitaba al primero a encarar a Asenjo. El central del Villarreal se vería obligado a cortar la jugada en falta y arriesgarse, incluso, a dejar al equipo con uno menos cuando solo habían pasado 12 minutos de encuentro. Las faltas serían la tónica que marcaría el devenir de los próximos minutos del partido, sobre todo por parte del equipo local que en cuanto se notaba superado no titubeaba en cortar las jugadas con falta.

En el minuto 30 de partido el Villarreal disfrutaría de una clara ocasión de gol. Esta llegaría desde el córner, lugar desde donde el equipo amarillo crearía más estragos a la defensa del Eibar en los instantes iniciales. El protagonista de la jugada fue Musacchio, quien se encontró con el balón en sus pies ya con el portero superado, pero no encontraría la oportunidad de disparar porque entre él y la portería aparecería Ramis para evitar el tanto. El Villarreal se seguiría gustando con su fútbol, aunque le costaba llegar con contundencia a la portería rival. En el minuto 39 Bruno rompería dos líneas defensivas del Eibar con un un cambio de ritmo para después asistir a Soriano, el italo-germano jugaría entre líneas con su compatriota Sansone y este al tratar de driblar al defensor fue arrollado. El colegiado pitaría penalti a favor del Villarreal y Lejeune, el infractor, se escaparía de la jugada sin recibir amonestación alguna. En el minuto 40, Bruno Soriano marcó el 0-1 de penalti con una ‘paradiña’ que causó algunas protestas entre los jugadores locales. En la normativa de la Liga aparece un apartado en el que se elimina esta opción y los futbolistas del Eibar entendían que Bruno había detenido su carrera antes de chutar.

Los primeros minutos del segundo tiempo fueron los más complejos para el Villarreal que no se encontraba en el terreno de juego. El Eibar comenzó a disfrutar de algunas ocasiones y a encerrar cada vez más a los de Escribá contra la portería que defendía Asenjo. Los delanteros armeros se pusieron el mono de trabajo para comenzar a asediar la meta de Asenjo. Este detuvo una doble ocasión de gol, primero a Enrich y luego a Kike con un tiro a bocajarro. El portero del Villarreal quería seguir manteniendo el distintivo de jugador menos goleado en la Liga y lo consiguió a pesar de un potente disparo de Pedro León justo un minuto después de la doble actuación anterior. El técnico amarillo tuvo que mover ficha en el cuadro titular para revertir una situación cada vez más compleja. Para mantener más tiempo el balón en posesión ingresó al campo Jonathan y el equipo lo notó.

El equipo consiguió volver a tener cierto control del juego, pero las fuerzas del conjunto local no se diluían. El Eibar conseguía poner en apuros a los defensores del Villarreal cada vez que se aproximaban al área rival. La insistencia obtuvo su recompensa. En el minuto 79 León ponía un balón al área y tras una serie de desajustes defensivos Ramis golpeó un balón cruzado a la media vuelta y marcó el tanto del empate. El Villarreal no quería renunciar a la tercera plaza y reaccionó al tanto rival. En el minuto 83 Mario sacaba de banda directamente a Borré que se encontraba en el área, este prolongaría para Bakambu y el congoleño remataría de cabeza fuera por escasos centímetros. Los últimos minutos del partido fueron de alto voltaje, un ida y vuelta en toda regla. En el minuto 86 una contra liderada por Enrich dejaba fuera de zona a toda la zaga amarilla, lo que facilitó la entrada desde segunda línea de Pedro León para recibir una asistencia de su compañero y remontar el partido. 

El Villarreal cosechaba su primera derrota de la temporada y así escapaba la posibilidad de cerrar la jornada en una agradable tercera posición. Ahora, por delante, otro reto: conseguir la primera plaza de la Europa League. Un partido que se disputará el próximo jueves y que enfrenta al Villarreal contra el Osmanlispor de Turquía.

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *