El Villarreal peca de ambicioso

CwXamLWXcAEmZbS

El Villarreal recibía al Osmanlispor en El Madrigal después de salvar los muebles con un empate contra el conjunto turco en el último choque europeo. Uno de los factores que castigó al Villarreal en Ankara fue las múltiples rotaciones que efectuó Escribá sobre el once amarillo. Para evitar problemas de desentendimiento y escasa conexión entre futbolistas, el técnico del Villarreal presentó un once con algunas variantes, pero donde también aparecían jugadores importantes del equipo de gala: Andrés Fernández; Rukavina, Álvaro, Víctor Ruíz, José Ángel; Dos Santos, Rodri, Bruno, Cheryshev; Borré y Bakambu. Entre los once elegidos para ganar ante el Osmanlispor destacó la presencia del canterano Rodri, que hasta el momento no había contado con muchas oportunidades. Del mismo modo sorprendió que N’Diaye quedara, otra vez, fuera de los planes de Escribá, el jugador vio el partido desde la grada.

Desde el primer balón dividido el Osmanlispor demostró un fútbol activo, intenso y agresivo que pronto sacó de quicio a algunos futbolistas del Villarreal. Sobre todo a Bruno, que era quien intentaba crear juego desde la medular. La intensidad del conjunto turco tuvo premio en su primera aproximación al área. Webó marcó el 0-1 para el Osmanlispor en una jugada de ataque donde la defensa amarilla se encontraba descolocada y fuera de lugar. Previamente a la jugada del gol Andrés Fernández resvaló en el área, lo que le impidió encontrar la mejor posición para parar el balón. Como respuesta el Villarreal dio un paso adelante forzando al rival a encerrarse en campo propio. El control del juego y la presión alta de los jugadores de ataque del Villarreal forzaron aproximaciones al área. En el minuto 16 una jugada polémica marcaría el devenir del partido, Bakambu le robaba el balón al central tras un mal control y cuando se disponía a encarar al portero el central le propició una patada en el tobillo a modo de plancha. El árbitro no señalaría nada en esta jugada.

El futbolista más activo del Villarreal en la parcela ofensiva fue Denis Cheryshev. El ruso finalizaba en cada ocasión que tenía el balón en los pies. La más clara fue en el minuto 30 cuando Bakambu venía al centro a recibir un balón de Bruno y así brindar un espacio para habilitar a Cheryshev ante el portero. El ‘7’ del Villarreal disparó alto tratando de evitar el alcance del portero, pero Akiran sacó una mano salvadora para los suyos. En el 33 Rodri haría lo propio, intentó adelantar al equipo con un lanzamiento lejano que también podría en apuros al meta turco. Con el paso de los minutos y desde el gol del Osmanlispor el Villarreal se creció sobre el terreno de juego creando cada vez más peligro y creando ocasiones más claras. Aun así, la suerte no estaba del lado amarillo, los goles no llegaron en esta primera parte.

El segundo tiempo comenzaría igual que terminó el primero, con un Osmanlispor replegado y un Villarreal volcado en el ataque. Los turcos intentaban sacar provecho a su fútbol ofensivo sorprendiendo al rival a la contra. En una de estas intentivas, Rodri detuvo en el centro del campo la amenaza rival y recorrió varios metros con el balón en los pies. El canterano se perfiló en el área y remató a puerta, su disparo tocaría en un defensor por lo que cambió el sentido de su trayectoria, imposible de parar para Akiran. Rodri marcó en el 48 el tanto del empate fruto de la insistencia de cara a puerta, en la primera parte ya asustó al guardameta con un potente lanzamiento desde lejos.

A partir del gol del Villarreal el Osmanlispor trató de salir de las posiciones defensivas para encontrar oportunidades de gol. El conjunto turco conseguía romper líneas con facilidad, los de Escribá estaban sumidos al ataque y a causa de ello desorganizados en defensa. En el minuto 72 el equipo visitante avisaría con una poderosa contra que no acabaría en gol por muy poco. La suerte no fue la misma dos minutos después cuando del mismo modo Rusescu finalizaba jugada adelantando a los suyos en el marcador. El partido se había puesto complicado para los intereses de Escribá y aunque intentó reaccionar con los cambios el equipo ya había acusado, como en Eibar, las ansias de ambición.

El partido acabó con una victoria trabajada por el equipo turco que jugó muy bien sus cartas. Atacó cuando debió, defendió bien cuando lo tuvo que hacer y remató el partido cuando el Villarreal se había volcado al ataque y tenía espacios para atacar rápidamente a la contra. la tabla clasificatoria se cierra en la cuarta jornada de Europa League con el Osmanlispor líder con siete puntos, segundo el Villarreal con cinco, tercero y con los mismos puntos el Zúrich y en último lugar con solo tres puntos el Steaua de Bucarest.

 

 

Foto portada: Marca

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *