Con dos zapatazos a puestos Champions

Trigueros_gol

Decimoprimera jornada de liga y el Villarreal se proponía acabar con los fantasmas que en los dos últimos encuentros, uno liguero y otro europeo, habían imposibilitado la victoria de los amarillos. Los de Fran Escribá contaban con la ventaja del conocimiento sobre lo que sus rivales más directos habían hecho en la jornada, salvo el Sevilla que jugaba justo después del Villarreal contra el Barcelona. Una victoria en El Madrigal en esta tarde de noviembre suponía a los amarillos recuperar de nuevo una plaza en Champions League para la próxima temporada. El submarino se enfrentaba al Betis en un choque de máxima importancia para Gustavo Poyet, técnico del conjunto sevillano, ya que tras las últimas actuaciones del equipo habían puesto su trabajo en juego. Por eso, los béticos salieron con un once de gala, al igual que el Villarreal. Los amarillos salieron con Asenjo; Mario, Ruíz, Musacchio, Costa; Castillejo, Bruno, Trigueros, Soriano; Sansone y Bakambu.

En los primeros minutos de juego ninguno de los dos equipos demostraba intensidad en su fútbol. El Betis, con algo más de empuje intentaba sorprender al rival con una presión en tres cuartos, pero la defensa del Villarreal no mostró síntomas de debilidad y mucho menos desajustes que facilitaran las internadas de los béticos. El Villarreal, por su parte, no encontraba buenas conexiones en el centro del campo que le permitieran aproximarse al área rival. Con todo, con la suma del tiempo de juego, el Villarreal cada vez era más poseedor del balón y así llegó el primer gol. En el minuto 22 Trigueros anotaría el 1-0 desde 20 metros con un golpeo imposible de detener para Adán. A raíz de este gol los béticos estiraron sus filas y crearon más espacios que favorecían el juego ofensivo amarillo. Así llegarían diversas ocasiones antes de finalizar la primera parte, como la de Sansone que recibió un pase entre líneas de su compatriota Soriano, pero, pese a encontrarse solo ante el meta, tardó en rematar y el defensor evitó el segundo.

En el primer tiempo el partido fue de menos a más, y se pudieron ver dos partidos diferentes: uno hasta el gol y otro después de este. Antes del gol los dos equipos se mostraron tácticamente muy bien organizados e impidieron a toda costa que el rival creara ocasiones de gol. Trigueros pudo desatascar el encuentro con un gran golpeo desde fuera del área, único espacio posible para crear peligro hasta el momento. Después del tanto, el Betis estiró el equipo y favoreció que el Villarreal pudiese dar un paso adelante gracias a los espacios ofrecidos por el rival. El equipo de Escribá trabajó bien la presión al rival y el juego combinativo, lo que le hizo disfrutar de algunas ocasiones de gol antes de acabar el primer período.

Para el comienzo de la segunda parte el técnico bético había pedido a sus jugadores más agresividad en la zona defensiva y contundencia en la ofensiva. Con el equipo estirado y volcado al ataque el Villarreal encontraría de nuevo oportunidades para poner en apuros a Adán. En el minuto 53, Roberto Soriano transformó un potente disparo para poner el 2-0 en el marcador. Como tantas veces había hecho el italo-germano en este partido, y también en otros choques ligueros, condujo en diagonal desde la banda izquierda hasta la derecha para encontrar la mejor posición de tiro. El balón entró en la portería de Adán a una potencia que impidió desviarla pese a rozarla con su guante. Para revertir la situación desfavorable para el Betis, Poyet introdució, justo después del segundo tanto, tres cambios. Para contrarrestar la ofensiva, Escribá prescindió de un delantero para meter un mediapunta y así mantener el control del juego en el centro.

El partido terminó con victoria cómoda para el conjunto amarillo y con varios datos destacables. En primer lugar Trigueros, autor del primer gol del Villarreal, marcó el tanto 500 en la historia del Villarreal en El Madrigal. En segundo lugar, Asenjo cierra la jornada y se marcha al parón como Zamora de la La Liga. Y, finalmente, el equipo amarillo vuelve a la zona noble de la tabla tras su pinchazo en Ipurúa la semana pasada ante el Eibar.

Foto portada: ABC Sevilla

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *