Aduriz celebra uno de sus cuatro goles al Barcelona en la Supercopa