Análisis del Valencia – Málaga

Otra vez volvieron a escaparse puntos de Mestalla en el último suspiro. Ya lo hizo Rubén Castro hace unas jornadas y ayer el Málaga lo volvió a repetir con justicia, pero de la manera más cruel: en el último segundo de partido. Los de Prandelli regalaron la pelota en una segunda mitad infame que acabó con un gol que iba a llegar más tarde o más temprano. El 3-5-2 no acaba de convencer.

El técnico italiano, a pesar de las bajas, apostó de nuevo por la formación base desde hace varios partidos, con los mismos tres centrales, Cancelo y Siqueira como carrileros, Enzo, Parejo y Medrán en la media y la novedad de juntar a Rodrigo Moreno y Munir en la punta de ataque. El Málaga se adelantó a los dos minutos de juego pero los locales se rehicieron rápidamente con una jugada a balón parado. Parejo la puso y Rodrigo la cruzó perfecta de cabeza al palo largo. Ya son el máximo asistente del equipo (6) y el máximo goleador (4). Los valencianistas, con más garra que fútbol, igualaron el choque. El goleador ché fue de los mejores del equipo, con un gran trabajo en la presión y descargando el juego. Por su parte, Munir le puso más ganas que fútbol, pero le faltó ser más contundente cuando cogía el balón el tres cuartos de campo. El centro del campo sigue desaparecido con ese sistema, no controló en la primera y desapareció en la segunda mitad. A pesar de ello, entre Parejo y Medrán llego el segundo gol y la remontada. El cordobés sigue demostrando que merece más minutos de los que tiene, todo y que su partido no fue ni mucho menos brillante en la medular. Por su parte, Mario Suárez tuvo posiblemente su peor partido con el Valencia. Tardío en las ayudas, mal colocado y con una gran cantidad de balones perdidos. Está para banquillo. Ídem con Siqueira, que volvió a estar muy flojo en todas las facetas del juego, dejando muchas veces en situaciones de uno contra uno a su compañero en el sector izquierdo Aymen Abdennour. En contraposición, los tres centrales rindieron a buen nivel, sobre todo el tunecino, que con la nueva formación se siente más cómodo y reconfortado. De Garay se sigue esperando esa jerarquía y experiencia por un central que ha costado 20 millones de euros. Mangala, cumplidor, aunque sigue sufriendo a pierna cambiada para sacar el balón jugado. Físicamente está a un gran nivel y eso se vio en jugadas de brega y lucha en defensa.

La segunda mitad fue calamitosa. El Valencia, con el ansia de rozar el triunfo, se echó inexplicablemente para atrás y cedió todo el protagonismo al Málaga, que rondaba constantemente el área sin tampoco crear ocasiones claras de gol. Pero se mascaba la tragedia durante el transcurso de los minutos y Mestalla lo sabía. Prandelli tampoco hizo nada por remediarlo. De hecho, sus cambios no aportaron nada e incluso restaron al equipo, retirando a Parejo, único jugador que podría poner algo de cordura con el balón junto con un Medrán que desapareció con el paso de los minutos. Fede entró por el de Coslada y también hizo todo mal, ni recuperó ni movió al equipo hacia el contraataque. Gayà entró también por Siqueira y su actuación fue discreta, jugándose un penalti con el malaguista Duda. Santi Mina salió en los últimos minutos para aguantar la pelota y pelear en el juego aéreo pero tampoco lo consiguió. Y en el último suspiro llegó la tragedia, con un balón muerto en el área que acabó entre las mallas.

La realidad es tan cruel como dura: 12 puntos de 42 y ahora toca visitar Anoeta. Después el Valencia no volverá a jugar Liga hasta enero porque el Valencia – Madrid se pasa a febrero por el Mundial de Clubes. Las papeletas de pasar fin de año en los puestos de descenso es muy real. Suso y Peter Lim deben reaccionar si no quiere hundir -aún más- a este histórico club que roza los puestos de descenso y luchará por no descender a 2ª División.

Futuro periodista deportivo. Valenciano y valencianista, amante del deporte, en especial, el fútbol, como reflejo de la vida. Director de Plusfutbol.es. Y mucho más.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *