Trigueros decide quién sigue en Europa

Cuando se trata de partidos importantes el aficionado groguet responde, y  lo hace a lo grande.  La gente acudió al estadio en masa con esa predisposición necesaria de animar a los suyos, incluso si las cosas no van bien, y con la intención de disfrutar de una tarde que se antojaba como una final para los intereses del Villarreal. El pase a la fase eliminatoria de Europa League se había complicado más de lo debido durante el transcurso de los grupos. El Villarreal no había jugado a su mejor fútbol lejos de casa y en su estadio tampoco había demostrado su habitual versión. Llegados a este punto, el conjunto de Escribá se jugaba el devenir de la campaña cuando solo habían transcurrido tres meses y medio desde su inicio. El Villarreal dependía de sí mismo, ganar le clasificaba y un empate a menos de tres goles -si el Zúrich empataba o perdía- le bastaba-. Así pues, para seguir navegando por Europa, el submarino partió de inicio con un once de gala: Asenjo; Mario, Musacchio, Ruíz, Costa; Dos Santos, Trigueros, Bruno, Soriano; Sansone y Bakambu.

El partido no solo se jugaba en el campo, también en la grada. El estadio disfrutó de un casi completo, una de las mejores entradas de la temporada. Tanto aficionados rumanos como groguets animaban a los suyos desde sus respectivos asientos favoreciendo que los 22 jugadores salieran desde un principio a brindar espectáculo. Así sería, los dos equipos apostaron por un fútbol de toque, un juego que les permitió encontrar opciones de gol abiertamente durante toda la primera parte. El Villarreal se demostró un tanto superior, con esa solidez defensiva y calidad que le caracterizan. Los de Escribá recuperaron su seña jugando con intensidad y un toque de calidad tan necesario como bien recibido en este encuentro. Fruto del esfuerzo físico, el equipo local se encontró con el gol. En el minuto 16 Mario se perfiló por la banda para poner un centro al italo-germano Sansone y marcar el 1-0. Apartir del gol el cuadro rumano bajó su intensidad y el Villarreal comenzó a disponer de una mayor posesión y control sobre el rival. Antes de cerrarse el primer período, el Villarreal lamentaría la lesión de una pieza clave del equipo, Mateo Musacchio. El argentino salió por su propio pie; en su lugar ingresó Álvaro González.

El salto al campo de los amarillos fue muy dispar al que habían hecho en el primer tiempo. Muchas imprecisiones en ataque, el pase y posicionamiento que se convertían en errores no forzados. El Steaua se aprovechó de ello y marcó el tanto del empate en el minuto 55, obra de Achim que acababa de entrar en el terreno de juego. El Villarreal necesitaba una respuesta, no quería jugar con fuego. La intensidad y ansia por conseguir el gol causó un nerviosismo en el equipo amarillo que abrió las puertas a un partido sin pausa donde cualquiera podía marcar para llevarse el encuentro. En el minuto 79 el conjunto rumano se quedaría con un jugador menos, Tamas vio la tarjeta roja. En el mismo instante Escribá quiso meter sangre nueva en el campo. Entró Borré por Sansone, una sustitución que no sentó bien desde la grada. El partido se estaba complicando para los amarillos, así que el siguiente movimiento desde el banco fue el de introducir a otro jugador de toque y formar el 4-2-3-1 que tanto gusta al técnico. El esquema dio resultado, el equipo consiguió mantener más el balón y salir rápidamente a la contra. En una de esas acometidas Trigueros se perfilo en el área, se colocó el balón y al más puro estilo Cantona marcó un auténtico y decisivo golazo. 

El Villarreal se despidió de la fase de grupos sufriendo, con más sombras que luces, pero al final con los deberes hechos. El equipo de Fran Escribá estará en la próxima fase de la Europa League, otra vez, dispuesto a enfrentarse a los mejores. Ahora por delante un nuevo reto, retomar el vuelo en la Liga ante todo un Atlético de Madrid que visitará El Madrigal con sed de puntos.

Foto portada: Eurosport

1 Comentario

  1. Pingback: ¿Quién será el nuevo campeón de la Europa League? | Plus Fútbol

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *