Un punto en el estreno del Estadio de la Cerámica

El Estadio de la Cerámica se preparaba para recibir uno de los partidos más apasionantes de la campaña en Vila-real. El Barcelona, como visitante, llegaba de perder en Copa y presentaba todos sus efectivos para superar a la entidad amarilla. Solo Jordi Alba se cayó del once habitual en lugar de Digne con motivo de dar descanso a futbolistas por lo que está por venir. El Villarreal, también había perdido su partido de Copa, pero a diferencia del conjunto blaugrana conformó una escuadra donde no faltó ninguno de los importantes, entre los disponibles: Asenjo, Mario, Musacchio, Ruíz, Costa; Jonathan, Bruno, Trigueros, Soriano; Pato y Sansone.

Los primeros minutos bastaron para saber cómo se iba a desarrollar el resto del partido. El FC Barcelona quería la posesión y el Villarreal iba a buscar lo mismo para tratar de defenderse lo más lejos de la portería propia, aunque se encontraría en ocasiones más atrás de lo esperado por la calidad ofensiva del rival. Así pues, el conjunto local apostó por jugar a la contra como variante cuando su apuesta inicial se viese truncada. Así, el Villarreal encontró algunas jugadas peligrosas favorables como las de Jonathan y Sansone. Con todo, en los primeros compases del partido la más clara la tuvo Neymar en sus botas cuando tras zafarse de toda la defensa encontró la posición idónea para el golpeó, que se marchó rozando la escuadra de Asenjo.

Al Villarreal le costaba crear posesiones largas con el balón en su dominio y prácticamente había decidido jugar su partido al contra ataque. No resultó ser una mala propuesta, al conjunto de Escribá se le caracteriza, entre otras cosas, por su solidez defensiva y soltura en posiciones de ataque en transiciones rápidas. Así llegó el tanto del Villarreal en el 50′ de partido. Pato recogía un balón despejado por su defensa en el centro del campo y lo condujo hasta zona de tres cuartos donde asistió a Sansone para adelantarse en el marcador con un tiro cruzado imparable para Ter Stegen.

El Barcelona dio todo para revertir la situación, incluso introdujo más futbolistas de ataque en detrimento de defensores. En el minuto 72 el colegiado perdonó a Bruno un penalti clamoroso cuando trataba de evitar un disparo con su brazo. Lo mismo ocurrió en el área contraria minutos después, pero con Mascherano como protagonista. Le restaban pocos minutos al partido cuando el equipo de Luis Enrique echó el resto en ataque, lo mismo haría Escribá incorporando a Rodri en la parcela defensiva. Para desgracia de los amarillos, cuando restaban solo cinco minutos para que se finalizase el partido, el central argentino del Villarreal, Musacchio, tuvo que abandonar el campo asistido por los médicos, pues se había lesionado la muñeca. Para más lamentos de los locales, en el 90′ de partido Messi transformaría una falta por la escuadra que certificó el empate final. Antes del pitido final, todavía habría tiempo para que el colegiado expulsara a Jaume Costa por una doble tarjeta; la segunda por protestar.

El Villarreal sacó un empate en su estreno en el nuevo Estadio de la Cerámica donde dejó muy buenas sensaciones y fútbol. El equipo cierra la jornada en la posición número cinco y a un solo punto de las posiciones de Champions League. El próximo encuentro del equipo será también en casa donde tendrán que medirse a una Real Sociedad que en Copa les aventajó con un 3-1.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *