El Villarreal se emborracha en la Copa y cae

El Villarreal presentaba un once diferente, pero competitivo, al que acostumbra a formar Escribá para los partidos importantes. Este lo era, el equipo se tenía que sobreponer al rival por dos goles después del 3-1 favorable para los txuri urdin en los octavos de Copa del Rey. El equipo salía con Asenjo; Rukavina, Álvaro, Ruíz, Costa; Castillejo, Bruno, Rodri, Soriano; Borré y Sansone. Un equipo, que como señalaba, lucía algunas nuevas caras respecto al que se enfrentó al Barcelona en La Liga, pero con variantes suficientes para plantarle cara a un cuadro vasco que sí alinearía a sus mejores futbolistas para defender la ventaja.

El Villarreal quería luchar por la remontada y para ello apostó por un planteamiento de juego basado en el control y dominio en todos los sentidos. La Real iba a intentar proponer lo mismo, no iba a dejar su suerte en manos del equipo contrario, pese a la ventaja en el marcador total. El conjunto local se sobrepuso en el sentido de la posesión de la pelota y conseguía, incluso, encerrar al conjunto de Eusebio al completo casi en su área. Aun así, en el 15′ la Real Sociedad abrió la lata en una jugada al contra golpe reduciendo las posibilidades del Villarreal en esta Copa del Rey. Fue Oyarzábal quien marcó el gol aprovechando un error en el despeje de los centrales amarillos. Con la desventaja más abultada el equipo de Escribá no bajó los brazos, de hecho disfrutó de importantes ocasiones de gol como la de Samu Castillejo. El malagueño superó a Rulli, pero Fernández Borbalán decidió anular el tanto por una posición antirreglamentaria, que se demostraría con las imágenes como inexistente. Una jugada que marcaría el devenir del partido y la eliminatoria, pues suponía para el Villarreal empezar de cero todavía a 75 minutos del final. la otra ocasión la disfrutaría Santos Borré cuando mandaba en el 23′ un balón al palo. El primer tiempo todavía tenía algo deparado para el Villarreal, justo sobre la bocina. Sansone disparaba una falta que obligó a Rulli a despejar y allí estaba Soriano para marcar el 1-1. 

El salto al segundo tiempo del Villarreal fue atrevido, con la idea de poder revertir el marcador total adverso. La Real Sociedad se replegó esperando las acometidas del equipo, aunque con posesión de balón no renunciaron a crear juego. Como en Anoeta, el Villarreal tenía dificultades para superar los tres cuartos de campo, lo que le impedía poner en serios apuros a Rulli. Para solucionar este problema Escribá decidió incorporar a Pato, un futbolista con calidad y diferencial en espacios reducidos. Conforme pasaban los minutos el equipo de casa se colapsó y no encontró los espacios deseados que favorecieses oportunidades para marcar un gol.  El partido no fue bien gestionado por los jugadores del submarino que disfrutaron de todo un segundo tiempo para marcar un gol y no fueron capaces siquiera de lazar entre los tres palos. La frustación y desesperación se palparon en Sansone que fue expulsado por propiciar una patada por detrás a un jugador txuri urdin. La Copa del Rey terminó para el Villarreal en esta temporada, una lástima para los intereses de los amarillos ya que sí hubo un esfuerzo palpable en los jugadores; pero no así una clara contundencia de precisión e ideas.

El Villarreal se prepara ahora para afrontar su próximo duelo que será en A Coruña contra el Deportivo en un partido que determinará si el empate contra el Barcelona en la anterior jornada sirve para estar en lo alto de la tabla o no.

Foto portada: Sport

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *