Álvaro lidera en el triunfo amarillo

Salió el sol en el Estadio de la Cerámica para acoger un partido de vital importancia para los dos conjuntos protagonistas: Villarreal y Granada. El cuadro local todavía no había conocido la victoria en el mes de enero y la ansiaba, pues se descolgaba de la zona preferente de la tabla, los puestos de Champions League. Por su parte, para el equipo nazarí esta era una nueva oportunidad para amarrarse a la salvación una temporada más y dejar de ocupar la vigésima plaza de la clasificación.

Muchas fueron las bajas con las que contaba el Villarreal para la jornada 20 del campeonato liguero. Entre las más destacadas la de Víctor Ruíz por una lumbalgía que hasta última hora le confirieron la duda de si jugar o no. La otra, la de Pato, que se encontraba en Italia negociando su salida del club al Tianjin Quanjian de la SuperLiga China. Así pues, Escribá tuvo que alinear en el once tipo a Bonera y prescindir de un delantero por la ausencia de Pato y la reciente incorporación de Adrián, que partiría desde el banco. Así pues, el Villarreal se presentaba a su afición con un esquema poco habitual, el 4-2-3-1 formado por Asenjo; Mario, Álvaro, Bonera, José Ángel; Jonathan, Bruno, Trigueros, Castillejo; Soriano y Sansone.

El Villarreal consiguió firmar unos primeros minutos de nivel jugando con intensidad en todas las parcelas del campo. Los centrocampistas e interiores del equipo conseguían filtrar pases entre líneas de la defensa rival en continuadas ocasiones y con acierto. Hasta dos goles marcaría el Villarreal en los 10 primeros minutos, aunque invalidados por el juez de línea. El Granada, con un esquema defensivo, trataba de sorprender a la contra. Disfrutó de ocasiones, pero no conseguía poner en apuros a una defensa mermada por las lesiones y sanciones. Con un partido visiblemente controlado por los amarillos llegó la jugada más clara de gol para los intereses de Escribá. Sansone mandaba el balón al travesaño en el 21′ con un lanzamiento de falta desde la frontal del área. El Villarreal dio una pequeña tregua a la intensidad con la que había comenzado el encuentro, pero no abandonó el buen juego. Así encontraría su premio. En el 42′, en una jugada de estrategia a balón parado, Álvaro asistía a Bruno con un ‘pase de la muerte’ para que el capitán pusiera el 1-0 en el marcador. 

Para afrontar los segundos cuarenta y cinco minutos del partido el Granada demostró un punto más de intensidad que el Villarreal en la parcela ofensiva. Los nazaríes consiguieron controlar más el ritmo del partido, aunque no llegaron a poner en serios apuros a los defensores amarillos, que estaban firmando un buen partido. El Villarreal, con grandes dosis de calidad, se demostró más acertado en los últimos metros y llegó a estar cerca de adelantarse en diversas ocasiones. Aun así, el marcador estaba abierto y la falta de gol obligó a Escriba a mover ficha. Re-debutó Adrián López, que pisaba el campo con una gran ovación por parte de la afición. Con el trabajo ofensivo del asturiano y el cambio de ritmo de algunos jugadores importantes que ya estaban en el campo como Castillejo llegó el segundo del Villareal en el 73′. Marcó Álvaro, que se convertía en protagonista de la mañana con un este gol y la asistencia anterior. Con el segundo tanto el Villarreal se soltó, comenzó a jugar mucho mejor. La aparición de Adrián benefició mucho al juego del equipo, pues se asoció a la perfección tanto con los compañeros de ataque como con los defensores.

El partido finalizó con el 2-0 favorable para los intereses del Villarreal. Tres puntos que permiten al equipo seguir trabajando por llegar a los puestos nobles de la tabla y que les refuerza anímicamente para enfrentarse al Sevilla en el Sánchez Pizjuán la próxima jornada. Para este encuentro ni Soriano ni Álvaro podrán estar presentes, pues cumplen ciclo de tarjetas.

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *