Dzeko aplasta al Villarreal con un ‘hat-trick’

Noche grande en el Estadio de la Cerámica. El Villarreal CF recibía al AS Roma en su campo para disputar la ida de los dieciseisavos de final. Un encuentro que estaría marcado por dos notables ausencias, una por cada equipo; Florenci se perdía el choque por lesión y Escribá sentenciaba al ítalo-germano Soriano dejándole fuera de la convocatoria tras la expulsión en Liga que tanto perjudicó al equipo. Finalmente, Soldado tampoco llegó a la gran cita, pero todo eso no impidió al técnico amarillo crear un once de garantías: Asenjo; Mario, Ruíz, Musacchio, Costa; Jonathan, Trigueros, Bruno, Castillejo; Sansone y Bakambu. Por su parte, Spalletti haría lo propio para superar el duelo a doble partido, de los habituales solo Szczensny partiría desde el banco: Becker; Emerson, Rudiger, Fazio, Manolas, Peres; Strootman, De Rossi; El Shaarawy, Nainggolan y Dzeko.

Los primeros minutos sirvieron de tanteo para ambos. Hubo mucha igualdad en el juego, donde predominaba lo táctico sobre lo técnico. El Villarreal superaba las líneas adversarias con toques de calidad entre los jugadores de la medular, pero estos encontraban dificultades para superar la última barrera defensiva. Lo mismo le ocurría al conjunto italiano, que utilizaban a su delantero referencia para encontrar situaciones de peligro con segundas jugadas. Era la única forma de poner en apuros a la zaga amarilla, esta y la desesperada de los lanzamientos lejanos. Paradójicamente, Así llegaría el primer tanto del partido, Emerson Palmieri zapateaba el esférico desde la frontal y la enviaba a la escuadra más lejana de Asenjo para poner el 0-1 en el marcador. La posición favorable de tiro llegó precedida de una pérdida de Castillejo en zona defensiva cuando trataba de sacar el balón con un regate. El primer tiempo demostró a dos equipos muy igualados sobre el terreno de juego y la seguridad de que los errores se pagan caros en partidos de alto voltaje.

Los locales tenían que revertir la situación desfavorable para ellos en los primeros compases del partido y lo hicieron adelantando filas. El conjunto amarillo comenzó a disfrutar de ocasiones claras para igualar el marcador, pero no tuvo fortuna en los último metros. Se notaba al equipo más animado, con posibilidades de conseguir sacar un resultado favorable para la vuelta. Todo esto se vino abajo en el 65′ cuando Salah aprovechó su velocidad para desbordar a Costa y luego asistir a Dzeko. El bosnio anotaba el primero de los tres que le esperaban en esta noche de Europa League demostrando así su calidad en el área. El técnico del Villarreal quiso mover ficha introduciendo a Cheryshev y Adrián, algo que no fue bien recibido desde la grada porque los jugadores que se marchaban en su lugar eran Bakambu y Castillejo, que no estaban haciendo mal las cosas. Con un Villarreal alicaído Dzeko cuajó su propio festín de goles, el segundo llegó en el 79′ y el tercero en el 87′. La defensa amarilla ya no estaba al mismo nivel que al inicio y desmotivación se trasladó a todo el equipo.

El Villarreal firmó una de las peores jornadas europeas de su historia en casa perdiendo por 0-4. La eliminatoria se presenta prácticamente imposible de superar para un Villarreal que no cuenta con el nivel necesario para revertir una situación como esta. Ahora, el equipo se prepara para jugar un partido decisivo en La Liga ante la Real Sociedad.

 

Foto portada: Mundo Deportivo

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *