Se complica la Champions para el Villarreal

Una final más para el Villarreal CF, y con motivo. La jornada 28 de la Liga Santander enfrentaba a Atlético de Madrid contra el Sevilla y al Athletic Club contra el Real Madrid. Persecutores y perseguidos iban a dejarse puntos por el camino en este fin de semana y comenzar con victoria el viernes ya ponía las cosas difíciles a los demás. El Villarreal viajaba al Estadio de Gran Canaria para para superar a una UD Las Palmas con esperanzas de jugar competición europea en la próxima campaña. Esta era una oportunidad vital para los isleños pues jugaban en casa, ante su afición. En un terreno de juego históricamente favorable para los de Escribá, aunque los resultados del submarino ante Quique Setién dicen todo lo contrario. Así, el conjunto de La Plana partía de inicio con Andrés Fernández; Mario, Musacchio, Ruíz, Costa; Jonathan, Trigueros, Bruno, Castillejo; Soriano y Sansone. La baja de Soldado para este encuentro y las molestias de Bakambu, que comenzaría desde el banquillo, obligó al técnico a formar un esquema inusual: 4-1-4-1, con Sansone como único referente en ataque.

Las Palmas quería controlar el partido con su reconocible fútbol atractivo, y qué mejor manera que hacerlo con la tranquilidad de sumar un tanto en el marcador. Las Palmas se adelantó en el minuto 10 con un gol de Boateng. El de Ghana remató al placer con la testa un centro milimétrico de Castellano desde la banda izquierda. La zaga del Villarreal descuidó al astro del conjunto isleño con la seguridad de que ese balón jamás llegaría a su posición. En el remate del delantero, Víctor Ruíz, se encontraba por delante del jugador africano que aprovechó el mínimo error para adelantar a los suyos en el marcador.

El central del Villarreal volvería a ser protagonista en una de las acciones del primer tiempo cuando en el 19′ se marchaba al vestuario expulsado. Ruíz vio la tarjeta roja tras agarrar por la espalda a Boateng cuando corría solo ante Andrés. El defensor quiso subsanar el error defensivo de su compañero y evitar el segundo tanto del cuadro local, pero la acción le salió cara. El Villarreal tenía que reajustar su esquema para fortalecer de nuevo su defensa. Ingresó Álvaro en el campo en detrimento del eléctrico extremo malagueño Samu Castillejo. Así, las posibilidades del equipo a la contra se resumían a jugar con el ítalo-germano Nicola Sansone. Con quien mejor se entiende el delantero es con su compatriota Soriano. Este, tras una jugada de ensueño en espacios reducidos, cedía entre líneas a Sansone. El delantero se perfiló solo ante el portero y en el momento del golpeo un defensor arroyó al jugador. El colegiado no señaló la pena máxima y esto generó la polémica del partido.

Con el salto al campo en el segundo período se demostró un notable cambio de actitud entre los jugadores del Villarreal. El conjunto de Escribá amplificaba su intensidad en el juego con una presión alta al conjunto rival. Esta iniciativa permitió al equipo disfrutar de posesión de balón y con ello las primeras ocasiones claras de gol. El resultado de 1-0 era corto para los locales a pesar de ser un jugador más. El encuentro había dado un vuelco, ahora quien trataba de marcar los tiempos del partido era el Villarreal y Las Palmas solo podía defender sus intereses centrando sus opciones de ataque a la contra. A pesar de que el equipo visitante no sufría excesivamente en posición defensiva sí acumuló un desgaste físico palpable que acusó en los minutos finales.

El Villarreal terminó por firmar una mejor segunda parte siendo durante toda ella un jugador menos. A pesar del esfuerzo, el equipo no consiguió arrebatarle a Las Palmas los puntos en su propio estadio. Una derrota que afecta en la pugna por la Champions League y obliga al Villarreal a ganar en casa al Eibar en la próxima jornada.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *