Todo de cara y más cerca del objetivo

El Valencia venció por 3-0 a un rival directo por la lucha por abajo como es el Deportivo de la Coruña. Los de Voro ganaron en un partido que no refleja en el marcador lo que se vio en el césped. Diego Alves detuvo un penalti y el Valencia anotó primero de falta gracias a Garay y después de córner gracias al tanto de Albentosa en propia puerta. Cancelo sentenció al final y encendió a Mestalla con gestos de silencio hacia la grada en un partido extraño.

Suelen ser al revés los partidos de los ché durante los últimos dos años. Y es que el Deportivo pudo ponerse por delante en dos momentos de los primeros minutos, primero con un penalti errado por Fajr, que detuvo Alves, como ya es costumbre en él. Después, Carles Gil anotaba tras un rechace del brasileño, pero el colegiado lo anulaba por fuera de juego que no era. El exvalencianista fue de lo más destacado del conjunto gallego, especialmente motivado por jugar en casa. Poco después, en una jugada a balón parado botada por Parejo, Munir la mandaba al larguero y Garay anotaba a placer. No pasaron tampoco muchos minutos hasta que Parejo botó un córner que Albentosa introducía en su propia portería. Todo a favor en los primeros minutos de partido. Munir y Orellana seguían muy desconectados en la banda. Es evidente de Carlos Soler, en su figura como mediapunta, es incompatible con el chileno. Ambos se desenvuelven mejor en esa posición entre las líneas de atacantes y medioscentros. Y ninguno de ellos rinde fuera de ellas. Bendito problema para Voro y para el siguiente entrenador, de tener que decidir a quién situar en esa posición o de cómo formar un equipo donde ambos sean compatibles. Difícil es la tarea.

Orellana pierde toda su capacidad ofensiva en la banda, pero si juega en su posición más brillante, en la mediapunta, Carlos Soler debe estar en el banquillo. El equipo no se sustenta en mediocampo con el canterano en un doble pivote con Parejo o Enzo Pérez.

Abdennour estuvo más serio que Garay en defensa, donde sigue mostrando un bajo nivel. Montoya cuajó otro partido serio a pesar de cometer el penalti que podía haber supuesto el 0-1. Gayà sufrió como hace partidos que no le sucedía ante un Carles Gil activo y un Orellana que ayudaba poco. El lateral de Pedreguer caería lesionado en la segunda mitad. Enzo fue de más a menos hasta que fue sustituido, acusando los kilómetros recorridos en este parón y el partido en altitud jugado en Bolivia. Parejo no tuvo ni su mejor ni su peor encuentro junto con un Carlos Soler que se dejó ver a ratos, pero que estuvo mucho tiempo desconectado del juego, sobre todo cuando era el Deportivo el que dominaba la posesión. Zaza cuajó uno de sus mejores encuentros a pesar de no anotar: intenso en la presión, ayudando en defensa y dejando muchas opciones a sus compañeros en ataque. Se marchó molesto por no anotar, pues el italiano no lo hace desde que batió a Keylor Navas en Mestalla. Voro tardó en introducir los cambios. Siqueira, Santi Mina y Cancelo fueron los que entraron en los últimos minutos. El portugués anotó el 3-0 tras una buena jugada individual y cometería uno de los errores de su vida, mandando callar a su propia afición y señalándose el nombre. Posteriormente pidió disculpas de muchas formas, pero un error que la grada de Mestalla difícilmente olvidará. Inadmisible gesto en un jugador con un pésimo rendimiento que tendría que agachar la cabeza de la vergüenza que él y sus compañeros llevan dos años dando por los campos de Primera División -y gracias que siguen siendo de 1ª División-. El jugador acusa el gesto a un mal momento psicológico en lo personal, tras una temporada horrible que se une a su gol en propia puerta hace pocos días en la selección portuguesa.

La victoria deja más cerca el objetivo de la salvación ante un rival histórico y directo como el Deportivo de Pepe Mel. El jueves, de nuevo en Mestalla frente al Celta. Y todo apunta a que Cancelo será titular por la baja de Montoya por tarjetas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *