Victoria en el Villamarín que vale una quinta plaza

Jornada de entre semana la que debía que disputar el Villarreal CF ante el Real Betis en el Benito Villamarín. El equipo de Escribá llegaba exigido al encuentro tras perder los dos anteriores antes Las Palmas y el Eibar. El técnico compuso un once inicial con siete cambios respecto al partido disputado el viernes pasado. Bruno, Trigueros, Bakambu, Soldado, Costa y Álvaro se quedaban en el banco mientras que Bonera no viajaba por decisión técnica. Pese a las rotaciones, el Villarreal formó un once de jugadores importantes: Andrés Fernández; Mario, Musacchio, Ruíz, José Ángel; Castillejo, Jonathan, Rodrigo, Soriano; Sansone y Adrián.

En el terreno de juego se demostró un Betis activo, intenso y eléctrico. Pasaba más tiempo en campo rival y conseguía aproximarse a la portería de Andrés Fernández con relativa facilidad. Al cuadro local le costaba atravesar la zona defensiva por el centro, pero encontró alguna ocasión aislada colgando balones desde la banda. El Villarreal, sin jugar al mejor nivel, encontró espacios a la contra y creó peligro en los metros finales. La calidad de sus hombres de ataque y la seguridad en defensa hacía pensar que se podría adelantar el Villarreal en primera instancia. La jugada más clara para el conjunto amarillo en el primer tiempo la tuvo Sansone en sus botas tras quedarse mano a mano ante Adán. El guardameta del Betis achicó espacios y evitó con su cuerpo el gol tras el lanzamiento del ítalo-germano.

Con minutos de reflexión en el tiempo de descanso, los jugdadores del Villarreal pusieron rápidamente en práctica las directrices del entrenador. En el minuto 47 José Ángel driblaba a dos defensores en el vértice del área con la línea de fondo, se libraba de ellos y asistía a su compañero Adrián para que anotase el 0-1 a su favor. La respuesta de Del Amo fue modificar el sistema táctico retirando un defensa del campo para introducir a un jugador de ataque como Joaquín. El Betis volcó su juego al aspecto ofensivo lo que provocó algún descuido en zona defensiva. El técnico amarillo quiso salvaguardar la ventaja en el marcador y para ello introdujo a Bruno Soriano. Del mismo modo, ingresó Bakambu para aprovechar los espacios que se habían formado en la zaga bética. El congoleño disfrutó de varias ocasiones de gol durante su participación en este partido, la más clara en el 86′ cuando su lanzamiento se topó con el poste.

El Villarreal sumó tres valiosos puntos en el Benito Villamarín que le permiten recuperar la quinta plaza. La Real Sociedad perdió su partido ante el Atlético de Madrid en el Calderón y el Athletic Club consiguió sumar tres ante el Espanyol. Así pues, la Real Sociedad se cae de posiciones europeas en favor del conjunto vasco. La próxima jornada, el Villarreal disputa una final, se enfrenta al Athletic Club en el Estadio de la Cerámica donde tratará de mantener los puestos que le clasifican a la Europa League.

 

Foto portada: La Vanguardia

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *