El Villarreal renuncia a la Champions League en Mendizorroza

Un encuentro que comenzaba marcado por las bajas en el cuadro amarillo, pero de capital importancia para sus intereses en la pugna por los puestos europeos. En las últimas semanas el Sevilla de Sampaoli se estaba deshinchando a la vez que el conjunto de Escribá cuajaba buenos resultados. Eso daba esperanzas a los groguets para pelear hasta el final por los puestos de Champions League. Para conseguirlo, el Villarreal no dependía de sí mismo, pero sí debía asegurarse al menos cinco victorias de los siete partidos restantes del campeonato. El Alavés, aparentemente un equipo de categoría inferior, ya había conseguido el objetivo de la permanencia para la próxima temporada, pero eso no se tradujo en una falta de intensidad en el juego. Escribá, para salir victorioso de este encuentro, alineó a Andrés Fernández; Mario, Álvaro, Musacchio, Costa; Adrián, Rodri, Bruno, Soriano; Sansone y Bakambu. En el banco, con motivo de las múltiples bajas, esperaban su oportunidad canteranos como Lazo, Suárez y Mario González.

En los primeros minutos, los combinados se repartieron la posesión y opciones de gol. El Alavés se topó con un Andrés Fernández muy activo y el Villarreal con imprecisiones en los últimos metros que evitaron el tanto. Los de Escribá jugaban cómodos con la posesión y encontraban espacios para hacer daño con sus delanteros rápidos. Los futbolistas del centro del campo desplegaban pases hacia Sansone y Bakambu con la esperanza de sorprender, un estilo de juego efectivo que ponía en aprietos a los defensores del Alavés. Además, los laterales se incorporaban al ataque para generar situaciones de superioridad, aunque con más facilidad Jaume Costa por su banda izquierda. Conforme maduraba el partido, el equipo de Vitoria mejoraba su juego sobre el rival. El Alavés, aparentemente intenso sobre el césped, aprovechó sus oportunidades de cara al gol para adelantarse en el marcador. En el 35′ marcaba Ibai y lo hacía desde fuera del área de bolea después de que Mario despejara un centro de cabeza. El Villarreal hizo un amago de respuesta, pero un sólido Alavés evitó las acometidas. Rápidamente, y solo nueve minutos después del primero, el cuadro de Pellegrino anotó el segundo. Rodrigo Ely hizo el 2-0 después de una jugada combinativa de los suyos. Los locales se marcharon con una ventaja más que favorable al vestuario después de un primer tiempo donde su esfuerzo en el campo tuvo recompensa.

Con el resultado desfavorable y la necesidad de sumar tres puntos para pugnar por los puestos más prestigiosos de la clasificación, el Villarreal salió más activo que el rival en el segundo tiempo. Tuvo más contacto con el esférico que en la primera parte y encerró al equipo de Pellegrino en su campo. El Alavés cerraba filas y eso obligaba a los de Escribá a realizar largas posesiones de balón. El Villarreal lo intentó en repetidas ocasiones y en el 69′ reducía las diferencias en el marcador. Bakambu anotó el 2-1 tras un robo de Mario que luego le habilitó para definir ante Pacheco. La pelota no entró limpia a portería, antes tocaba en el pie de Ely, lo que confundió al meta en el intento de pararla. El cuadro amarillo lo intentó y disfrutó de ocasiones para igualar el marcador. Pellegrino pedía a los suyos que salieran de la zona más próxima a su portería, pero el Villarreal sometía con la posesión al rival. Bakambu la tuvo en el 93′ tras quedarse solo ante el portero, pero su disparo no vio puerta.

El Villarreal se dejó tres puntos en Mendizorroza después de luchar durante 45 minutos por revertir una situación desfavorable al término del primer tiempo. Tuvo opciones de empatar el encuentro y quizá lo mereció. Con todo, una vez más el Villarreal deja escapar una oportunidad única para pelear hasta el final por la Champions League y se centra en un único objetivo: conquistar las plazas de acceso a Europa League.

 

 

Foto portada: Marca

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *