Un punto agridulce

El Villarreal se despedía por esta temporada del Estadio de Cerámica luchando por el objetivo que se propuso al inicio: Europa. Lo hacía frente al Deportivo de la Coruña que en Vila-real necesitaba puntuar para mantener matemáticamente la categoría. De la convocatoria amarilla cayeron Musacchio, Soriano y Ruíz en última instancia por motivos físicos dispares. A pesar de todo, Escribá pudo componer un once de calidad para sostener su credibilidad desde el banquillo: Andrés Fernández; Mario, Álvaro, Bonera, Costa; Jonathan, Trigueros, Castillejo; Bakambu y Soldado fueron los elegidos. Pepe Mel, sin margen para el error, también alineó a sus futbolistas de mayor clase, incluido Andone que en el pasado formó parte de la cantera del Villarreal CF.

En este encuentro se volvían a ver las caras dos viejos conocidos, Fernando Navarro y Soldado. El primero había lesionado al delantero del Villarreal CF en el Teresa Herrera de pretemporada tras una dura entrada a destiempo que le rompió los ligamentos de la rodilla. Entre ellos no hubo indicios de venganza, pero sí se la tomaría Lux  por su cuenta después de recibir un golpe en la mano cuando el delantero levantaba el pie más de lo permitido para rematar el esférico. El portero, con sangre caliente, reaccionó a la acción empujando a Soldado y mandándolo al césped tras el impacto. El colegiado decidió no expulsar a Lux pese a la agresión creyendo conveniente amonestar con una tarjeta amarilla a los dos jugadores; esta decisión indignó a la grada. Por lo que respecta al juego, el Villarreal era quien matenía el peso del partido y controló sin problemas los intentos ofensivos del rival. Los de Escribá jugaban con comodidad y calidad, pero les faltó un punto de intensidad a partir de los tres cuartos de campo para hacer daño a la zaga gallega.

En el segundo tiempo el Villarreal adelantó filas sumando futbolistas cerca del área rival. Así llegaron las oportunidades más claras para los amarillos hasta el momento. Primero Bakambu, que de chilena que remató fuera por centímetros y después Bruno con un remate de cabeza desviado en boca de gol. Con el crono arañando segundos y el Deportivo jugando su partido, Escribá tuvo que mover ficha para ganar el partido. Quitó a Trigueros para dar entrada a Sansone quien ocuparía la banda para facilitar a Jonathan jugar por dentro. El Deportivo se cerraba más con el paso del tiempo y U Por la banda izquierda, Costa y Sansone consiguieron derribar el muro y filtrar un pase a Bakambu para que definiese frente a Lux. El congoleño no tuvo su mejor noche y dejó escapar otra buena oportunidad para marcar.

El Villarreal no pudo superar al Deportivo en casa y tendrá que jugarse competición europea y la quinta plaza en el Mestalla, ante el Valencia. En caso de haber sumado los tres puntos en esta jornada 37, el equipo sería matemáticamente de Europa y firmaría la quinta plaza.

 

 

 

Foto portada: Sport

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *