Un nuevo Villarreal

Fran Escribá. Chirriante nombre para aquellos que todavía no han aceptado su buen hacer en el club. Porque ha hechos cosas buenas, muchas más que malas. Es su responsabilidad la gestión de un vestuario desnudo tras la marcha de Marcelino. Es el capitán de una tripulación con buenos jugadores, pero con diferentes personalidades, formas de trabajar y egos que fácilmente pueden alejar de la realidad al futbolista. Con Fran Escribá el Villarreal ha mantenido sus bases, ha soportado la embestida de los últimos compases del verano pasado y ahora puede decir orgulloso que dirige al quinto equipo de España por méritos propios.

El club se ha renovado, desde su modus operandi de trabajo al propio vestuario. Atrás queda la insistencia en trabajar la forma física -también fundamental- para dar paso a un fútbol más táctico, técnico y organizado. El Villarreal CF anuncia que cierra el equipo cuando solo corren unas semanas desde su apertura. Se han firmado tres futbolistas: Enes Ünal, Rúben Semedo y Andrés Fernández -confirmado por el presidente-; además de los jugadores cedidos que regresan: Adrián Marín, Alfonso Pedraza, Alfred N’Diaye, Pablo Íñiguez y Cristian Espinoza. De entre estos últimos Escribá solo parece querer quedarse con Marín, pues el resto de posiciones están bien cubiertas por futbolistas de un nivel superior. Por eso, Pedraza, N’Diaye, Íñiguez, Espinoza e incluso Leo Suárez deberán encontrar una salida para progresar como futbolistas.

El Villarreal CF ha vuelto a sorprender por su apuesta económica, hasta 28 millones de euros en solo dos fichajes: Ünal y Semedo. El primero, de procedencia turca, ya ha despuntado en ligas de segundo nivel y se presenta como una de las sensaciones europeas de la próxima década. El delantero llega para sustituir a Adrián López y Santos Borré que regresan a sus respectivos clubes. Enes Ünal es el tipo de delantero que hasta el momento ansiaba el equipo: rematador de área, buen físico y habilidoso en espacios reducidos que sirve para desatascar partidos. El deseo del consejero delegado con su llegada es que se convierta en el nuevo Forlán o Rossi de los años dorados del equipo. El segundo, Rúben Semedo, es internacional con Portugal y ya se ha medido a equipos de primer nivel mundial. El central demuestra un potencial propio de futbolistas con experiencia en las ligas europeas. A pesar de su corta edad, Roig Negueroles le escogió de entre todos los futuribles para reemplazar a uno de los mejores centrales que han pasado por el Villarreal: Mateo Musacchio. Andrés Férnandez, que la pasada temporada estuvo cedido al club, se ha ganado la renovación tras sus actuaciones en la segunda parte de la temporada y por convertirse en un sustituto de garantías de Sergio Asenjo.

Enes Ünal y Rúben Semedo son los refuerzos del Villarreal CF | Vía: El Desmarque

El resto del equipo queda intacto, al menos hasta que un club con dinero deposite en el Villarreal CF una cantidad importante por cualquier futbolista. Castillejo, Jonathan y Bakambu son los jugadores más deseados en este mercado, al menos en ellos estarían interesados un mayor número de equipos. Castillejo, un extremo habilidoso y con mucha proyección de futuro solo saldrá por unas cifras que encanten a la directiva del Villarreal CF. Algo similar ocurre con Bakambu quien además se apunta una treintena de goles en solo dos temporadas de amarillo. Y, Jonathan, quizá el más económico de los tres, es un pilar fundamental en los planteamientos de Escribá por lo que su salida costaría cara al club interesado.

Uno de los regalos que ofreció el Villarreal CF a Escribá en su llegada es la polivalencia de muchos de sus jugadores. Rukavina, Mario, Castillejo, Jonathan, Cheryshev, Trigueros, Soriano y Sansone pueden trabajar a un alto nivel en al menos dos posiciones diferentes. Rukavina como lateral y extremo; Mario como lateral y central; Castillejo como extremo, interior y delantero; Jonathan como interior, mediocentro y mediapunta; Cheryshev como interior y extremo; Soriano como interior y mediapunta; y Sansone como extremo y delantero. La polivalencia de tantos futbolistas permite a Escribá, incluso, cambiar el tradicional 4-4-2 del Villarreal CF. Es sabido que el técnico prefiere el 4-2-3-1, pero también existe la posibilidad de jugar un 4-3-3 ofensivo gracias a jugadores con recorrido como Sansone, Cheryshev o Castillejo. Esta variante ofrecería una mayor libertad ofensiva a los laterales, sobre todo a Jaume Costa o Marín que se suman constantemente al ataque. De esta misma manera, Jonathan y Soriano podrían ocupar una posición más natural, justo detrás de los delanteros, y ofrecerían mayor movilidad en tres cuartos de campo. Y, como esta, otras tantas opciones que puede barajar el entrenador para hacer del Villarreal CF un equipo todavía mejor.

La polivalencia de los futbolistas del submarino junto con su calidad técnica y táctica les diferencia del resto de equipos que pelean por los mismos objetivos. Así se ha demostrado estos últimos años. Aun así, en la presentación de la campaña de abonados Fernando Roig quiso recordar cuál es el primer objetivo del club cada año: seguir un año más en Primera División. Y no se equivoca, pues junto al resto de aficionados ha vivido en sus carnes un descenso con una de las mejores plantillas del campeonato. Ahora bien, mantener el grueso de futbolistas de los últimos años junto a las nuevas incorporaciones invita a que el equipo aspire a cosas grandes. El objetivo en Europa League sigue siendo el de llegar a una final, en Copa del Rey llegar lo más lejos posible y en Liga pelear por encontrar oportunidades de acceso a Champions League.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *