Futbolistas de izquierdas: a contracorriente

Algunos nombres de futbolistas de izquierdas

Aunque parezca increíble, existen los futbolistas de izquierdas. En la sociedad contemporánea, un futbolista de élite es alguien venerado, idolatrado, amado por unos y odiado por otros, y, sin ninguna duda, un referente para miles de niños (y no tan niños). El futbolista de élite vive sumido en una burbuja, ya que aficionados, agentes, grandes marcas comerciales, directivos y técnicos ayudan a construir en torno a él una realidad paralela en la que tan sólo debe ocuparse de jugar al fútbol, rodeado de fama y de dinero. Ya hablamos de futbolistas de derechas en este artículo -incluso podríamos decir, de extrema derecha-.

Por ello, al atender a los medios, el futbolista de élite suele contestar con generalidades, tópicos, y, por supuesto, “no se mete en política”. Es más, huye de este tema. Esto es más que razonable, ya que que posicionarse conlleva consecuencias; el ejemplo más claro es Piqué, pitado cada vez que se enfunda la camiseta de la selección por dar su opinión sobre temas ajenos al mundo del fútbol. Esto no sólo ocurre con los futbolistas; Aitor Lagunas, periodista deportivo español muy activo en Twitter, recibe duras críticas en esta red social cada vez que publica un tuit de contenido político, llegando a recibir incluso insultos. La política en el fútbol es algo presente en los aficionados y por tanto en las gradas pero esquivado por jugadores, entrenadores y periodistas.

Las declaraciones de un futbolista de élite (o incluso un sencillo tuit) tienen el mismo alcance que las de un político de primera fila. Por ello, los futbolistas (y sus agentes) cuidan mucho este aspecto. Sin embargo, y por sorprendente que parezca, hay futbolistas que, saltando tópicos y barreras, han manifestado claramente su posición ideológica, y hoy recopilaremos una serie de jugadores que mediante sus actos y declaraciones, se mostraron abiertamente de izquierdas, asumiendo las consecuencias pertinentes. Incluso algunos jugadores se han declarado abiertamente antisistema.

Sin ninguna duda, el jugador más famoso en este aspecto, es el brasileño Sócrates. Se ha escrito tanto sobre su figura, que en este artículo, a pesar de tomarlo como referente, no lo nombraremos.

“Si la gente no tiene el poder de decir las cosas, entonces yo las digo por ellos”

Sócrates, futbolista brasileño, 1954-2011

Sergio Manzanera y Aitor Aguirre:

El 27 de septiembre de 1975 fueron fusilados Ion Paredes, Txiki, y Anjel Otaegi, miembros de ETA, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz y José Humberto Baena Alonso, del FRAP. Esta ejecución fue la última realizada durante el franquismo, y provocó gran rechazo a nivel internacional. Al día siguiente, se disputaría un Racing-Elche. En aquel partido, dos jugadores del conjunto cántabro, Sergio Manzanera y Aitor Aguirre, saltaron al césped luciendo brazaletes negros, mostrando su rechazo a estos fusilamientos. Al comienzo del partido, prácticamente nadie se percató del detalle, pero según fue transcurriendo el encuentro, las emisoras de radio comenzaron a hablar sobre ello. Así, al descanso,  la policía franquista entró en el vestuario del Racing y obligó a los dos jugadores a quitarse los brazaletes. El partido finalizó 2-1, con dos goles de Aitor. El gesto tuvo un enorme impacto: recibieron amenazas de muerte por parte de la extrema derecha, fueron pitados por sus propios aficionados y a la mañana siguiente tuvieron que declarar en comisaría por alteración del orden público. Finalmente, pagaron una multa.

Ambos jugadores eran de pensamiento izquierdista, y además, Aitor, vasco, era también nacionalista. Su gesto en una época de represión y terror en España es un ejemplo de valentía y solidaridad.

Sergio Manzanera y Aitor Aguirre, portando brazalete negro.

Volker Ippig:

Para muchos, este portero alemán (activo entre 1980 y 1992) es el jugador más radical de la historia. Militó

Volker Ippig, el portero “punk”

durante prácticamente toda su carrera en el St. Pauli, conjunto situado en el distrito rojo de Hamburgo, equipo de fútbol referente para antifascistas, anarquistas u okupas de todo el mundo (el grupo de rock italiano Talco incluso les ha dedicado una canción). Ippig, al saltar sobre el terreno de juego, lo hacía con el puño en alto. Este guardameta no sólo llamaba la atención por sus extravagantes peinados (coletas, crestas al más puro estilo punkie…), sino por su vida fuera de los terrenos de juego; vivía de okupa en un almacén abandonado y aparcó su carrera hasta en dos ocasiones para realizar voluntariado: una vez en una residencia de niños discapacitados y otra en Nicaragua, tras el derrocamiento del dictador Somoza. Volker, durante su trayectoria, recibió ofertas de equipos de la primera división alemana que rechazó (por aquel entonces el St.Pauli se encontraba en segunda división). Finalmente logró el ascenso con el equipo de sus amores, disputando partidos en la máxima categoría alemana. Tras retirarse, pasó unos años viviendo al más puro estilo ermitaño, desentendiéndose del mundo que le rodeaba, y tras una pequeña trayectoria como entrenador de porteros que fracasó, consiguió un trabajo en el puerto de Hamburgo, donde es un obrero más.

St. Pauli alcanzó su fama de equipo antisistema por excelencia durante la estancia de Ippig en el equipo. No puede discernirse si fue Ippig quien catapultó a la fama a este conjunto o fue a la inversa.

 

Diferentes reivindicaciones de los aficionados del St. Pauli

Javi Poves:

También relacionado con el movimiento okupa, este ex-futbolista (Madrid, 1986) llegó a debutar en primera en las filas del Sporting de Gijón. Sin embargo, decidió retirarse en 2011 alegando que no se sentía cómodo jugando al fútbol, pero no por el deporte, sino por todo el negocio que rodea al fútbol , ya que consideraba que el dinero que ganaba era sucio. Tras retirarse pasó tres años viajando por el mundo sin dormir en ningún hotel, para después reengancharse, pero para jugar en San Sebastián de los Reyes, en 3ª división. Ahora, ha creado un club de fútbol en Móstoles, del que es presidente.

 “Si ser antisistema significa estar en contra de cómo está el sistema, entonces, obviamente, yo quiero ser antisistema”

Javier Poves, con la indumentaria del Móstoles Balompié, equipo que ha creado. (Fuente: El Español)

Cristiano Lucarelli:

“Algunos creen que el estilo de vida de un futbolista no coincide con el comunismo, pero yo ya era comunista antes de ser futbolista” 

Lucarelli es el futbolista comunista por excelencia. Nació en Livorno, la cuna del comunismo italiano y es hijo de un sindicalista estibador portuario. El italiano era un excelso jugador y tras debutar en la Serie A italiana con el Atalanta, pasó por clubes de la talla del Valencia y del Torino, antes de tener la oportunidad de jugar en el club de su ciudad natal.

“Para algunos, un sueño es ser millonario, comprarse una Ferrari, un yate… Para mí, lo mejor de mi vida sería jugar en Livorno”

Cuando el Livorno ascendió a 2ª división, rechazó ofertas millonarias para fichar por el club de sus amores. Allí lució el dorsal 99, en honor a los ultras del club, Brigadas Autónomas Livornesas , que se fundaron en ese año.

Lucarelli, celebrando un gol con el puño en alto.

Cristiano se convirtió en el emblema del club: capitán, máximo goleador e ídolo de la hinchada; consiguiendo llevar al club a primera división, llegando a disputar incluso competición europea. Con la selección italiana estuvo vetado durante varios años por celebrar un gol mostrando una camiseta con el rostro del Che Guevara, icono revolucionario por excelencia. Tenía por costumbre celebrar los goles alzando el puño.

Si quieres profundizar en estas historias y conocer otras nuevas, es muy recomendable el libro Futbolistas de izquierdas, de Quique Peinado.

26-08-1999, Bilbao. Athletic Club y Unionistas de Salamanca. Aprendiendo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *