La efectividad amarilla decide el derbi

Enfrentamiento decisivo para los intereses del Villarreal -también para el Valencia- teniendo en cuenta las situación que atraviesa en LaLiga. Un derbi autonómico con una importancia superior a la suma de los tres puntos, pues en juego estaba el futuro europeo de ambos equipos para la próxima temporada. A los incentivos siempre presentes en estos duelos valencianos cabía sumarle el reencuentro de Marcelino -ahora técnico che– con el que fuera su equipo durante tres temporadas. Para conseguir la victoria, los dos entrenadores alinearon a sus mejores efectivos, aunque los amarillos tuvieron que asumir la baja de última hora de Costa por unas molestias en el recto interior derecho de la pierna durante el calentamiento previo.

El Valencia llevó la sartén por el mango durante todo el primer tiempo. Lo consiguieron ejercitando una presión intensa sobre la salida de balón del rival. El Villarreal erró en zona de creación y favoreció el ejercicio ofensivo del combinado valencianista, una seña de identidad que caracteriza a Marcelino. Sin embargo, el técnico cántabro recibió su propia medicina tras encajar un tanto a la contra. Fornals asistió a Bacca que no falló en un mano a mano ante Neto. La diana del colombiano fue protestada por una supuesta participación en la jugada desde una posición antirreglamentaria. Las repeticiones demostraron cómo el ariete del Villarreal comenzó su carrera en línea con la defensa. Como respuesta, el Valencia se desgastó para igualar el marcador antes del descanso. Disfrutó de varias ocasiones, incluso marcó un gol que luego anuló el asistente por fuera de juego. La polémica siguió formando parte del choque, primero por una aparente mano voluntaria de Trigueros en área propia y luego por una agresión de Parejo sobre Castillejo que solo se saldó con tarjeta amarilla.

El termómetro de las revoluciones del partido se disparó hasta límites insospechados. El Valencia volvió a sobreponerse por juego a su contrincante, al menos hasta la expulsión de Zaza. El italiano acusó la desesperación y no controló sus impulsos cuando ya estaba amonestado. Con diez jugadores en el campo, el Valencia prescindió de un defensor para centrar sus esfuerzos en el ataque. El Villarreal no supo gestionar esta situación y desaprovechó las oportunidades que tuvo para sentenciar el partido. Las dificultades que había tenido el Submarino a la hora de detener las acometidas del rival regresaron cuando el árbitro expulsó a Trigueros por doble amarilla.

El Villarreal sufrió y cosechó un triunfo vital por sus aspiraciones para la Champions League Ahora, el cuadro de Calleja se encuentra a solo 5 puntos del Real Madrid, que con un partido menos limita esta zona clasificatoria. Además, el triunfo sirve para que el combinado amarillo marque distancias con sus principales persecutores.

Ficha técnica

Valencia: Neto; Montoya, Garay, Gabriel, Lato (Mina, m. 69); Andreas, Kondogbia, Parejo, Guedes; Zaza y Rodrigo Moreno.

Villarreal: Asenjo; Mario, Álvaro, Ruiz, Rukavina; Rodrigo Hernández, Trigueros, Castillejo (Soriano, m. 68), Fornals; Bacca (Raba, m. 55) y Bakambu (Cheryshev, m. 80).

Árbitro: Trujillo Suárez amonestó a los jugadores locales Neto, Gabriel, Kondogbia, Parejo y Zaza (expulsado en el minuto 60); así como a los visitantes Fornals, Rukavina, Álvaro y Trigueros (expulsado en el minuto 83).

Gol: 0-1. Min 24: Bacca.

Estadio: Mestalla.

Foto portada: El País.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *