Agrio punto en el debut europeo

El debut del Villarreal en la Europa League 2018/19 le enfrentaba paradójicamente al máximo adversario histórico de su club hermano en Escocia: el Rangers FC. El mayor atractivo del combinado visitante se encontraba en el banquillo y a las órdenes de un plantel por primera vez; Steven Gerrard se estrenaba en competición europea como técnico en el Estadio de la Cerámica. El primer choque de la fase de grupos sirve para asentar las bases de lo que deparará a los equipos este torno continental durante las próximas semanas, por lo que comenzar con buen pie resulta capital. Sin embargo, el preparador amarillo optó por dosificar su plantilla a expensas de otro duelo liguero a la vuelta de la esquina y de principal relevancia en el que se medirán al Valencia de Marcelino García Toral.

Para el choque más inminente, Calleja sorprendió desmontando su esquema sobre el verde. En Butarque no funcionó el plan B con Morlanes y Trigueros como pivotes así que borrón y cuenta nueva; Funes Mori regresó al once tipo -tras su llamativo error defensivo en la primera jornada de LaLiga-, esta vez como ‘stopper’. Así, liberaba a Fornals y Cazorla de las labores defensivas permitiéndoles dar un paso adelante. En la delantera también hubo variantes, jugaron tres delanteros desde el inicio; Ekambi y Sansone descolgados en banda y Bacca en punta. El experimento obtuvo sus frutos mucho antes de lo esperado, pues Bacca adelantaba al ‘Submarino’ cuando apenas había pasado un minuto de partido. La propuesta ofensiva mejoró con este esquema, aunque las carencias en cuanto al estilo de juego y en parcela defensiva volvieron a presentarse en contra del Villarreal.

Con el dominio aparente del combinado local, el segundo tiempo se resolvió al mismo son que hasta el momento, aunque con más goles. Villarreal y Rangers se pusieron las pilas frente a la meta y avivaron un partido que estaba disputándose en su mayoría en zona de tres cuartos favorable al equipo local. Primero empató el Rangers por mediación de Arfield en el 67′, que aprovechó una situación a la contra para romper a la endeble defensa grogueta. Calleja movió el banco introduciendo futbolistas de un talante ofensivo con la esperanza de volver a adelantarse en el marcador y lo consiguió. Gerard Moreno marcó solo dos minutos después gracias a perfilarse el balón con un previo recorte que caracteriza al futbolista. Lamentablemente para los intereses del combinado amarillo el Rangers todavía guardaba una bala y la aprovechó a la contra para empatar en el 76′ con un tanto de Lafferty. Miguelón se vio superado a la espalda, Bonera no llegó a tiempo para cubrir su espacio y Ruiz no pudo hacer nada por detener la carrera del rival. Los esfuerzos por revertir la situación no surgieron efecto y las sensaciones no podían ser peores para un Villarreal que hasta el último momento pudo, incluso, perder el partido.

 

Imagen portada: Mundo Deportivo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.