El tremendo error arbitral que propició el empate de la Real Sociedad


Ni Gil Manzano, ni sus asistentes ni tampoco el VAR indicaron libre indirecto tras la infracción de Odegaard en la barrera. Tal y como estipula el nuevo reglamento del fútbol, el jugador rival debe estar a mínimo un metro de las barrera formada por tres o más hombres en el momento del disparo. El noruego se puso delante de la barrera justo en el momento del golpeo, lo que según el reglamento debe ser sancionado con libre indirecto para el equipo defensor.


El Valencia fue el primer culpable de no ganar su partido. Erró dos ocasiones clamorosas, una a puerta vacía y un penalti en el propio descuento (también más que discutible). Pero sin duda alguna y con el reglamento en mano, el arbitraje perjudicó muy seriamente al Valencia en la última acción del partido. En la imagen superior podemos observar como Odegaard, en el momento del golpeo de William José, corre en dirección a la barrera y se pone por delante, cometiendo así la infracción.

Tal y como recoge en su reglamento internacional la IFAB (International Football Association Board) existe una nueva regla durante esta temporada en la que los jugadores no pueden hacer lo que hizo Odegaard. Por tanto, lo primero que debería haber sancionado Gil Manzano es falta indirecta a favor del Valencia y no la mano posterior de Coquelin que derivó en el penalti y 1-1 final. Queda por tanto demostrado que ninguno de los cuatro árbitros de campo ni tampoco los dos del VAR fueron capaces de aplicar el reglamento que del que seguro han recibido formación este verano.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.